Cápsulas de educación: la fortaleza

Para construir hombres y mujeres fuertes, los adultos responsables deben considerar esta tarea como una de sus misiones más importantes. Quienes tienen a su cargo a un menor se preocupan por su buen estado de salud brindándole una alimentación y los servicios médicos necesarios que garantizan un adecuado crecimiento. Sin embargo, pocas veces distinguen la importancia de las acciones para fortalecer su carácter, un elemento indispensable para propiciar su desarrollo emocional que puede abordarse con diferentes estrategias. Cuando el niño sea capaz de hacer algo por sí mismo, hay que darle la oportunidad y motivarlo por sus logros; la sobreprotección es contraproducente para su carácter. Si expresa vacilaciones con respecto a sus capacidades hay que transmitirle seguridad mediante palabras de aliento. Si en el proceso comete algún error deben evitarse las expresiones derogatorias como “tonto” o “inútil”: podrían incapacitarlo de por vida. 
“Se necesita valor para ponerse de pie y hablar. Se necesita valor para sentarse y escuchar.” Winston Churchill R (1874-1965)
Familia_joven

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *