Armas y paz

Resulta paradójico que desde los albores de la humanidad la producción y perfeccionamiento de armas para librar guerras y batallas ha ido de la mano del desarrollo de la humanidad, pasando desde la apropiación de los mejores territorios para el abastecimiento de alimentos y agua, pero también para asegurar el control y el poder y por ende obtener una gran cantidad de privilegios y dominio sobre pueblos y personas, imponer ideologías, manipular a las mayorías.  De igual forma es necesario rendirse a la evidencia de que la maquinaria de guerra ha servido para incentivar la economía, esto es, la riqueza de algunos, mediante la fabricación y venta de armas cada vez más refinadas y destructivas que sirven para sembrar el dolor y la muerte entre muchos de nuestros hermanos.

Hablamos de hermanos porque la naturaleza nos ha convertido en una pequeña aldea global, nos ha hermanado, pues cualquier decisión de fabricación, económica o ambiental que se toma en una parte del mundo redunda en el otro extremo del mismo.  La tierra ya no resiste la actitud depredadora del ser humano.  Todo en el entorno habla de que la sociedad debe hacerse responsable de todos sus integrantes y de los sistemas vegetal y animal.  Pero, ¿cómo lograr que todos y cada uno de nosotros, particularmente los líderes, comprenda este concepto, haga a un lado sus intereses propios y actúe a favor de la comunidad? La educación es un punto fundamental, transformar el sistema educativo envejecido por uno vital que forme a nuestros hijos no solo para ser trabajadores, sino seres humanos integrales, interesados en el bienestar en los demás, que en cualquier ámbito que se encuentren puedan sentarse alrededor de una mesa, escuchar los puntos de vista de todos y tomar decisiones en común, sin importar el hecho que tal vez su punto de vista en esa ocasión haya sido desechado.

¿Cómo podemos alcanzar estos ideales? Por lo pronto, reflexionando en ellos, comprobar que es lógico aceptarlos, hacerlos propios, y difundir estas ideas entre nuestros conocidos y familiares. Las redes sociales por fuerza tienen una base de bondad, pues si no fuera así se desintegrarían. Además tienen la gran ventaja de que a través de ellas se esparcen las buenas nuevas rápidamente.   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *