Sé tú el cambio

Nuestra apariencia física, la manera en que nos arreglamos, la ropa que usamos son muy importantes para presentarnos ante la sociedad.  Tan es así que hemos destinado distintos estilos de vestidos para nuestras actividades: formal para buscar un empleo, zapatos especiales para correr, un uniforme para jugar un deporte, etc. 
Pero nuestros vestidos son tan solo nuestro aspecto exterior; lo más importante es lo que somos en el interior.  Para que nuestra persona sea el reflejo de un interior cabal,  es necesario rectificar la parte negativa que no solo nos perjudica a nosotros mismos, sino a quienes nos rodean.  Es un proceso que empieza en nuestra mente, buscando un camino que nos ayude a dar el paso a una mentalidad que nos permita entender el mundo en forma humanitaria. Cuando lo logramos, cuando cambiamos nuestro modo de entender el mundo,  cambia la manera en que sentimos el mundo, y en consecuencia  cambiamos la manera en que nos comportamos e interactuamos con nuestros semejantes
se-tu-el-cambio

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *