Los errores que cometemos al comer en familia

Unos cuantos consejos alimenticios para mejorar la nutrición de la familia.  Pero para construir puentes entre nosotros, nada como procurar una sabrosa y sencilla comida, relajarnos para sentarnos a comer y conversar sobre los temas que se presenten, en un ambiente de unidad

Muchos son los motivos que hacen que la alimentación en una familia no resulte ni lo equilibrada ni sana que debiera. La falta de tiempo y de hábitos, la comodidad, los mensajes nutricionales confusos, los supermercados repletos de productos elaborados y precocinados…«Falta educación alimentaria para desarrollar el criterio nutricional», sostiene Susana Domínguez, pediatra y autora del libro «Qué cómo y por qué. Nueve claves para una alimentación familiar saludable». El nivel de conocimientos en materia de nutrición es insuficiente en los hogares y ello conlleva a que «las familias se alimenten en exceso, con muchas calorías, y con bajo aporte nutricional, es decir que faltan nutrientes esenciales al organismo», afirmar la doctora Domínguez

comer en familia

Aunque cada familia es distinta, casi todas comenten los mismos errores: abusar de las harinas refinadas, de los tentempiés,deaperitivos de bolsa, de refrescos «y en general de todos los precocinados, croquetas, empanadillas, pizzas, de la bollería y algunos postres industriales, de los cereales estuchados y las barritas. Se abusa de todo aquello que tiene un acceso rápido y resulta fácil de adquirir ( gasolineras, kioscos, cines, máquinas expendedoras…), a cualquier hora y todos los días de la semana», explica Domínguez. Son productos son atractivos, baratos y se pueden comer sin cocinar, sin cubiertos e incluso sin mesa. Y además gustan también sus sabores.

Los aportes deficitarios

Por si fuera poco, la pediatra señala la falta de algunos alimentos esenciales en la dieta de los niños: verduras, frutas, frutos secos, legumbres y pescado. «La alimentación actual es deficitaria engrasas insaturadas del tipo Omega 3 —afirma—, que son necesarias para el desarrollo del cerebro y paa el buen funcionamiento de todas las células, reducen el colesterol malo y mantienen limpieas nuestras arterias»

Los desayunos son una de las comidas que más se descuida en los hogares. Los niños hacen la primera ingesta del día con prisas, por eso se abusa de galletas y dulces, olvidando la fruta y la fibra. «El desayuno contiene una alto índice glucémico que produce un agradable efecto euforizante pero dos horas después cae el nivel de glucosa en sangre y aparece el nerviosismo, la apatía y, de nuevo, el deseo de dulces». La mayor parte de las familias ya no realizan la siguiente comida del día a mesa y mantel, todos reunidos, como antaño. Muchos niños comen con sus compañeros de colegio y los padres por separado en el trabajo. Así que es la cena la única posiblidad de reunir a toda la familiay de compensar el menú del día.

Y los platos tradicionales han quedado en desuso. «Las salsas brotan de latas y sobre. Se perdieron los guisos con verduras. Incluso el sofrito mediterráneo cedió paso al tomate industrial», se queja la pediatra que aboga por recuperar los rituales, la variedad la creatividad en la cocina, incluso el amor y la tradición. De ahí que en su libro ofrezca ideas y trucos sencillos para poner orden y rigor a una dieta saludable en familia, con propuestas diversas, prácticas y divertidas.

Estos son algunos de los errores que cometen las familias en la alimentación, según la Susana Domínguez:

—No premie a sus hijos con cenas basadas en precocinadosindustriales: darán valor a unos platos que mejor no ingerir.

—Evite las cenas tardías, y si por algo se retrasa, ofrezca a los niños fruta o bastoncillos de zanahoria mientras prepara la cena. Tienen pocas calorías y aguantarán mejor hasta que llegue el plato a la mesa.

—No dé a sus hijos zumos de frutas envasadas o de refrescos azúcarados. Sólo deben consumirse de forma excepcional.

—No ofrezca a sus hijos azúcar blanco, aunque sí pueden tomar un poco de chocolate, cuanto más negro mejor. Si sus hijos hacen cinco comidas al día, al cuerpo le apetecerá menos dulces.

—Prescinda de las galletas, bollería industrial y cereales azucarados multicolores.

—No ofrezca cereales chocolateados. Hay que introducir más cereal, pero que sea integral al igual que el pan y el arroz.

—No utilice mantequilla o margarina, es mejor el aceite de oliva que tiene propiedades antioxidantes y cardiovasculares.

—No picotee entre horas. Haga cinco comidas al día de esta forma no tendrá ansia por picotear.

Fuente: ABC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *