La solución

                                                                                       ¿Solución?

La exigencia de justicia para llegar a un consenso, debe involucrar a todas las partes involucradas, requiere que reconozcamos que cada parte es igual de valiosa por derecho propio, ya sea que hablemos de naciones o individuos. 

Si comparamos a la humanidad con el cuerpo humano que contiene numerosos órganos con funciones diferentes, ningún órgano resulta superfluo. Cada órgano contribuye como debe  al organismo y recibe lo que necesita.

Del mismo modo, la estrategia para resolver cualquier malestar mundial o individual debe contemplar a todas las partes de la sociedad. Las palabras clave para todas las negociaciones que las reúnan deben ser “deliberación seria”. Las negociaciones deben  basarse en la premisa de que las exigencias de todas las partes tienen peso y deben  tratarse respetuosamente. Sin embargo, debido a que las partes tienen demandas legítimas, deben tomar en cuenta las demandas del otro.

En esas deliberaciones, no hay “buenos” ni “malos”. Habrá personas con necesidades genuinas y legítimas, compartiendo sus problemas, tratando de alcanzar una solución aceptable y digna para todos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *