Dos días

Mark  Twain
¿Se han preguntado por qué algunos ricos y famosos parecen perder el pie y para el caso hasta el piso totalmente?  Lo tienen todo, dinero, fama, belleza, talento, han alcanzado sus metas, y sin embargo…
Se debe a que la meta que se fijaron era una meta común y no la meta máxima.  Voy a explicarlo: todos tenemos metas que nos dan satisfacción, metas comunes, estudiar y tener una profesión, bajar de peso, trabajar y comprar una serie de cosas, realizar un talento.  Todo esto es indispensable para crecer, avanzar, desarrollarse.  Pero algo sucede una vez que las alcanzamos y nos sentimos satisfechos… tenemos la sensación de ‘¿y qué sigue?’.
para que
¿Cuando fue ese momento especial que les hizo sentir particularmente contentos, sin tener que preguntar qué sigue? Fue aquella vez en que estuvieron con una persona, con un grupo social, de amigos, familia; todos estaban dichosos y relajados y ELLOS le dejaron esa sensación de felicidad y plenitud, que además ustedes siguen recordando y recordarán durante toda su vida. 
Por lo tanto, la meta máxima consiste en hacer todo lo que esté de nuestra parte para crear a nuestro alrededor, con la familia, los amigos, en el trabajo, un ambiente de armonía, de amistad; que nuestros pensamientos estén enfocados en esta meta; que todos nuestros sentimientos y reacciones sean a favor de los demás.
No queremos entrar en grandes acciones altruistas, o ser el alma de la fiesta, sino solo tener el deseo de crear un ambiente agradable, pensamientos que nos ayudarán a evitar una frase desagradable dicha a destiempo, una crítica severa, a juzgar sin conocer lo que juzgamos, sino muy por el contrario acostumbrarnos a sinceramente tener una frase de amistad, una sonrisa que conforte, mostrar comprensión en lugar de crítica, a colaborar en lo que podamos, a callarnos oportunamente. 
Todas estas pequeñas acciones serán retribuidas de maneras que no imaginamos, serán imitadas y crearemos momentos de felicidad para nuestro grupo de amigos o familiares.
Dice la frase que tenemos dos días importantes en la vida.  El día que nacemos y el día que descubrimos para qué.  Es la meta máxima.  Y esa meta consiste en diariamente conectarnos con los demás, tener un sentido profundo de unidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *