Abuela Grillo

No podemos perder de vista que existe un abismo entre las cosas materiales y todo aquello que recibimos a manos llenas a diario en forma gratuita.  Podemos incluso dentro de nuestra célula familiar nunca olvidar cuál es la diferencia.  El respeto, la consideración y el cuidado entregados con generosidad no tienen precio.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *