10 prácticas para mantenerse saludable durante la jornada laboral

El cuidado a la salud es un tema de mucha importancia en estos días y la industria del bienestar está en auge. Por ello, algunas empresas ya están buscando seriamente maneras de promover medidas de salud preventivas para sus empleados.

Si eres un empleado, sabes que mantenerse saludable beneficia de muchas maneras: menos días de ausencia al trabajo, mayor productividad y menos estrés. Tener salud es bueno para los bolsillos también, en la forma de reducir los costos de atención médica y seguros.

JORNADA LABORAL

Así que si  vas a la oficina a trabajar en espacios estrechos (ah, la vida del cubículo) todos los días, ¿cómo puede mantenerse saludable? 10 mejores prácticas para mantenerse saludable en el trabajo:

1. Lava tus manos seguido

Lavarse las manos es la mejor manera de prevenirse a uno mismo de las enfermedades. No existe algo como lavarse las manos ‘demasiado’.

Y aunque quizá parezca obvio, muchos no le toman la importancia que merece. Siempre lava tus manos antes de comer, después de ir al baño y tras toser o estornudar.

2. Mantén tu espacio de trabajo limpio

Un escritorio promedio alberga cientos de veces más bacteria que el asiento de un excusado, ¿muy asqueroso, verdad? Mantén tu área de trabajo limpia y organizada.

No está de más tomarse cinco minutos al final del día para ponerlo en orden, además que es aconsejable tener toallitas y spray desinfectante para limpiar las superficies con frecuencia.

3. Toma más agua

Estar bien hidratado es crucial para la productividad, los niveles de energía y la salud en general.

El agua ayuda a mantenerse fresco y alerta y promueve el pensar con claridad. Compra una botella grande de agua que puedas mantener en tu escritorio y rellenarla durante el día.

4. Desinfectante de manos en el escritorio

Como se dijo anteriormente, hay muchos momentos en los que lo mejor es lavarse las manos, sin embargo, es comprensible que durante la jornada de trabajo no siempre puedas ser capaz de alejarte del escritorio para hacerlo.

En esos casos, como después de estornudar o toser, hay que usar desinfectante de manos inmediatamente. Mantenga alguno práctico en su escritorio, por lo que se puede aplicar de inmediato.

 5. Evita a las personas enfermas 

En lo mayor posible, evita una estrecha interacción con otras personas que puedan estar enfermas.

Lávate las manos después de pasar tiempo en o cerca del lugar de trabajo de alguien que está enfermo, estornuda o tose. Además, es una buena idea para asegurarse de que la administración está consciente de que alguien viene a trabajar enfermo, ya que es mejor para todos si se quedan en casa para descansar y recuperarse, donde no hay preocupación de infectar a las personas cercanas.

6. Come bien, incluyendo desayunos ligeros

Planea tus alimentos semanales, incluyendo lo que vas a comer. Tómate tiempo la noche anterior para empacar una comida saludable para el día siguiente.

Asegúrate de incluir proteína magra, ensalada o verduras y fruta fresca para tener energía duradera sin que te dé un bajón por la tarde.

7. Toma descansos y sal a tomar el sol

Asegúrate de tomar una dosis diaria de vitamina D al salir a tomar el sol diariamente. Incluso en tus días más ocupados , es importante tomar algunos minutos para salir y tomar aire fresco.

Llénate de energía con una caminata en las calles aledañas al edificio de tu oficina o relájate un momento yendo a un parque a sentarte algunos minutos rodeado de naturaleza.

8. Come colaciones en lugar de una comida pesada

Para una salud y energía óptimas, asegúrate de tener algunas botanas saludables en tu escritorio que puedan servirte para aniquilar los antojos.

Olvídate de las máquinas de comida chatarra y mejor opta por frutas frescas o secas, nueces, yogurt o queso de hebra. Permitir que pasen muchas horas entre comidas puede causar que caiga tu presión arterial y hacer que te inclines por la primer comida rápida o dulce que esté disponible.

En lugar de ello, opta por comer algo sano cada dos o tres horas para tener la presión arterial a nivel y los niveles de energía arriba durante todo el día.

9. Limita tu ingesta de cafeína

Sí, todos amamos el café, pero recuerda beberlo, u otras bebidas con cafeína con moderación. Trata de reducir tu ingesta a una taza cada mañana para evitar consumirla más tarde.

También puedes bajar tu ingesta de azúcar al beber el café sin crema o azúcar, para algunos, este puede ser un gusto adquirido, pero bien vale la pena por su salud.

10. Maneja el estrés adecuadamente 

La mayoría de los trabajadores viven una vida a un ritmo agitado que puede llevarlos a sentirse agitados a veces. En esta nueva economía, muchas empresas exigen a los empleados hacer más con menos.

Para ser eficaz y saludable para trabajar, debes aprender a gestionar adecuadamente sus niveles de estrés. Ya sea en el día de spa ocasional, tiempo con la familia, o un buen libro, encontrar lo que funciona para ti y tener tiempo para ello.

Asegúrate de cuidar de ti mismo en primer lugar, y mantener un equilibrio saludable.

Fuente: Sin embargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *