Los 10 mandamientos de la maternidad

Cada pareja es un mundo. Cada hogar es particular. Y cada padre educa a su manera. No hay recetas de éxito, guías prácticas ni fórmulas mágicas. La vida nos toma de la mano y nos lleva, de cada uno depende el camino que elige y cómo decide transitarlo.

En un intento de simplificar mis dilemas diarios y mis problemas cotidianos, me senté a pensar en estos 10 mandamientos que opto por seguir día a día en la crianza de mi hija, quizás a ustedes también les sirven para aplicarlos en casa:

1. No pelearé delante de mis hijos: los niños se sienten muy inseguros y violentados cuando ven a sus padres discutiendo. Evitar las peleas delante de ellos habla de nuestra fortaleza.

MANDAMIENTOS-BEBES

2. Sabré pedir disculpas cuando se requiera: cuando cometemos un error, es muy noble saber pedir disculpas. Ellos aprenderán a hacer lo mismo con sus pares.

3. Les enseñaré a NO insultar a otros: cuando escucho niños decirle cosas tan hirientes a otros por tener otro peso, estatura, color o lo que sea, solo pienso que detrás de ese niño hay alguien en la casa que comparte lo que está diciendo. La tolerancia debemos practicarla y aplicarla en nuestras vidas, rige tanto para chicos como para adultos.

4. No me reiré de sus errores: errar es parte de la enseñanza y de formarnos. Si nos reímos de ellos cuando comenten un error, les estamos enseñando a hacer lo mismo con otras personas.

5. No diré palabrotas delante de ellos: parte del vocabulario de nuestros hijos viene de lo que nos escuchan decir. El resto lo aprenderán en el jardín, colegio y de sus amigos. Somos nosotros los que ponemos los límites de lo que pueden o no decir.

6. No consentiré cada uno de sus caprichos: Antes de sucumbir ante sus pedidos, me detendré a pensar: ¿les pasará algo si no tienen lo que piden?

7. No los dejaré toda la tarde delante de la televisión: enseñarles a usar el tiempo en lectura, juguetes, imaginación y creatividad, es parte de ser padres. Sentarlos frente al televisor toda la mañana, tarde o noche, solo tendrá efectos negativos en nuestros hijos.

8. No compraré mi ausencia con regalos: aunque caigamos en la tentación, recordemos siempre que el tiempo que pasamos con ellos es mucho más importante que todos los regalos que podamos darles.

9. Les enseñaré a ser agradecidos: una comida, un techo, una cama, cariño, ropa, juguetes, educación, todo, todo lo que tienen es una fortuna y deben ser conscientes de la suerte que tienen.

10. No me olvidaré de decirles cuánto los quiero: podemos reafirmarles la autoestima, la seguridad y la confianza con cariño, besos y abrazos. No lo olvidemos nunca.

Nadie dijo que la paternidad sería fácil, pero estamos todos en el mismo camino, formando niños para el futuro. Seguro pueden venir mejores generaciones para este hermoso planeta.

Fuente: Disney babble

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *