¡Esta es actitud!

 

¡Cada vez más, en todas partes del mundo, crece la idea que no importa nuestra apariencia física, ni raza, ni procedencia, sino que juntos y realizando cualquier trabajo con alegría  podríamos incluso mover montañas! Hemos  notado que cuando emprendemos un trabajo con un grupo de personas a las que apreciamos y todos nos esforzamos contentos se crea un ambiente cálido y electrizante, ¿Por qué no durante diez minutos cada día pensamos que somos hermanos de todos los hombres del mundo?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *