¿En qué momento el hombre se convierte en esclavo de sus necesidades y aficiones?

A nadie le gusta la esclavitud.  Sin embargo, ¿en qué momento el hombre se convierte en esclavo de sus necesidades y aficiones? Es muy distinto tener a nuestra disposición las cosas necesarias para vivir bien y otra es cuando comenzamos a necesitarlas tanto que nos convertimos en verdaderos esclavos de ellas.  Esclavos del auto, esclavos de las marcas, esclavos del dinero, del celular, de los mensajes de texto, del trabajo.  ¿La diferencia entre emplear una herramienta, un artefacto, una aplicación… o ser su esclavo?  Solo nuestra conciencia nos lo dirá, por la noche, cuando hacemos el balance del día.  Y sin engañarnos sabremos si somos esclavos… o no

esclavo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *