El don de vivir

Todas las criaturas que habitamos este planeta recibimos el don de la vida al nacer.  Esto es lo más preciado que tenemos así como ese deseo de encontrar comodidad y felicidad, apartarnos del dolor y la incomodidad.  Todos queremos descansar en un lugar cálido y acogedor, disfrutar una buena comida, y por encima de todo, ser amados y aceptados.  Todos, desde el empresario, el ejecutivo,  el trabajador, el deportista, el escritor, el pensador, el religioso, pero también todos los animales, plantas y hasta el reino inanimado, en su nivel de consciencia, todos aspiramos a lo mismo, y si todos aspiramos a lo mismo, quiere decir que estamos capacitados para brindar estas cosas a todos los demás: humanos, animales y plantas. 
Ciertamente si queremos un mundo mejor podríamos pensarlo detenidamente y actuar en consecuencia
paisaje

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *