Construcción de la ciudadanía

Las palabras son como ladrillos. Si las decimos con enojo, con mala voluntad, pueden lastimar y herir.  Pero si siempre van cargadas de comprensión, empatía, colaboración, pueden servir para construir, para construir el entendimiento, la paz interior e incluso crear los cimientos para edificar una sociedad armoniosa para todos, una vida plena

ciudadania

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *