¿Cómo percibimos la realidad?

Cuando un individuo empieza a trabajar en algo, gradualmente desarrolla una capacidad particular para manejar los objetos, el lenguaje, el proceso que requiere su empleo.  Por lo tanto, no hay nada en el mundo que no podamos llegar a realizar como resultado del hábito, incluso si antes no entendíamos nada al respecto.  No obstante la persona tiene una limitación básica de entendimiento y percepción: se ve a sí misma como separada de los objetos que percibe.

Tenemos el que percibe y lo percibido:  el objeto es percibido por una persona.  También tenemos a la persona que comprende y por separado el objeto de la comprensión.

Para que ocurra la percepción es necesario que se establezca un contacto entre el que percibe y el objeto percibido: se trata de un vínculo, algo que los une, algo que tienen en común durante el momento de la percepción.  Podemos entender todo lo que nos rodea solo a través de nuestra percepción; y consideramos que lo que percibimos es verdadero y confiable.

 ¿Pero es precisa nuestra percepción de las cosas?  Como el individuo no puede observar lo que lo rodea objetivamente, asume que las imágenes que sus sentidos crean para él son verdaderas. Sin embargo, no sabemos lo qué existe más allá de nuestros sentidos.  Vemos nuestra realidad al percibir el ambiente; damos por sentado que nuestros sentidos son exactos y aceptamos como verdadera la imagen de la realidad que vemos a través de ellos.

Todo lo que vemos, lo que creemos que está fuera de nosotros existe solo en relación con nosotros, en la manera en que percibimos esa realidad.

Por eso es que se afirma que podemos cambiar nuestra realidad con nuestros pensamientos, con un propósito que le de sentido a la existencia.

percibendo realidad

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *