Un golpe al egoísmo

Cualquier crisis crea la impresión que el colapso es inminente y luego parece que ya todo está bien.  Solo a través de este desarrollo gradual, paso a paso, vamos tomado consciencia que es necesario cambiar.

Generalmente, es necesario entender que el colapso debe ser interior. Debe ocurrir en nuestra consciencia en nuestra percepción de que tratamos equivocadamente al mundo y a nosotros mismos. No es el hecho mismo de que yo reciba un revés por un evento doloroso, enfermedad, o la muerte…

egoismo

Esto último es necesario únicamente para sacarnos de nuestro pantano de egoísmo, elevarnos y forzarnos a pensar.  En realidad, estos eventos constantes – un golpe y su retirada, hasta el siguiente golpe, luego otro y su retirada – gradualmente ayudan a la persona a salir de sí misma. 

A cada nueva etapa, pensamos que estamos en lo mismo, pero no es así; procesamos un tipo de egoísmo distinto, más grande.  Un golpe al ego, el segundo y el tercero, pero no sentimos la diferencia y no nos damos cuenta que a cada vez, nuestro egoísmo procesa nuevos estados de entendimiento y existencia.

El egoísmo es diverso y hasta no llegar a su culminación, nada cambiará. Es por eso que necesitamos atravesar por tantos pequeños golpes. No hay nada accidental, nada sucede por que sí, al pasar por estados de desarrollo interno.  Tenemos que tragar la medicina, y es el único remedio.  No tenemos opción.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *