PAPEL REGRABABLE

El hombre empático piensa en su entorno y en sus congéneres.  Aquí está el ejemplo que podemos solucionar los problemas graves que enfrentamos en materia de ecología si tan solo pensamos con responsabilidad en nuestro planeta que es también nuestro hogar

papel-regrabable

Para impedir el desperdicio, químicos de la Universidad de California en Riverside, fabricaron un papel en el que es posible reescribir.


Según algunas encuestas, 90% de toda la información en las empresas hoy día se conserva en papel, a pesar de que la mayor parte de ese papel impreso se desecha después de un solo uso.

Semejante desperdicio de papel (y de tinta) -sin mencionar los problemas ambientales asociados como la deforestación y la contaminación química del aire, el agua y la tierra- puede reducirse con un papel en el que se pueda escribir y borrar múltiples veces.

El papel se desarrolló en China alrededor del año 150 d.C, y como material de escritura, permitió el desarrollo de la civilización.

El nuevo papel reescribible tiene la propiedad de cambiar el color de los químicos comerciales llamados colorantes redox. El tinte forma la capa de imágenes del papel. La impresión se logra mediante el uso de luz ultravioleta para fotodecolorar la tinta, excepto las partes que constituyen el texto en una hoja. El nuevo papel permite escribir y borrar en él más de 20 veces sin una pérdida significativa de contraste o resolución.

«Este papel en el que se puede reescribir no requiere tintas adicionales para impresión, lo cual lo hace tanto económica como ambientalmente viable», subrayó Yadong Yin, profesor de química, cuyo laboratorio encabezó la investigación. «Representa una alternativa atractiva al papel ordinario en la satisfacción de las crecientes necesidades de sostenibilidad y conservación del medio ambiente».

Los resultados del estudio aparecieron en el sitio Nature Communications.

El papel está disponible en tres colores primarios: azul, rojo y verde, producidos mediante el uso de colorantes comerciales redox azul de metileno, rojo neutral y verde ácido, respectivamente. El colorante incluye nanocristales de óxido de titanio (sirven como catalizadores) y el agente espesante hidroxietilcelulosa (HEC). La combinación de colorantes, catalizadores y HEC dota a la película de una alta reversibilidad y repetibilidad.

Durante la fase de escritura, la luz ultravioleta reduce el tinte a su estado incoloro. En la fase de borrado, la reoxidación del colorante reducido recupera el color original; es decir, el color del material de formación de imágenes se restablece por reacción con el oxígeno ambiental. El calentamiento a 115 °C puede acelerar la reacción de modo que el proceso de borrado a menudo se completa en menos de 10 minutos.

«Las letras impresas se mantienen legibles con alta resolución en condiciones ambientales durante más de tres días, tiempo suficiente para ciertas aplicaciones prácticas como la lectura de los periódicos», mencionó Yin. «Mejor aún, nuestro papel regrabable es fácil de hacer, tiene un bajo costo de producción, una baja toxicidad y un bajo consumo de energía».

Fotografía: Yin Lab, UC Riverside

Fuente: Ngenespanol

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *