Estableciendo límites a los pequeños

Qué padre o madre no ha tenido que enfrentar la difícil tarea de decir NO a sus hijos, no una, sino docenas de veces en un solo día. Al final, la palabra pierde todo su sentido para todas las partes, que se sienten confundidas ante las circunstancias.  Es posible que la desesperación se apodere de los padres y terminen por evitar la palabra NO y los niños se encuentren desamparados ante esta falta de disciplina en su vida.

madre
Es indispensable establecer límites a ciertos comportamientos, situaciones y conductas, pero es preciso hacerlo con empatía.  Es complicado educar a nuestros hijos con firmeza y ecuanimidad.  Después de todo, intentamos inculcarles valores para enfrentar la vida con todo y sus decepciones, pérdidas, frustraciones así como ayudarles a formarse un criterio para saber tomar las decisiones correctas.  Simplemente lo mejor es decir un NO a tiempo,  aunque nos acusen de ser los padres más severos del mundo.  Algún día entenderán que todo tenía el propósito de protegerlos y formarlos.  Además, aferrándonos a nuestros principios ante sus retos y amenazas, ellos aprenderán a resistir las tentaciones que inevitablemente encontrarán en su vida.


He aquí un par de sugerencias:
1.  Modificar el lenguaje.  Cambié el NO por un Si.  Por ejemplo,  “Sí puedes jugar, pero antes debes hacer la tarea”,  o “Sí puedes comerte las galletas, pero después de comer”.
2. Exprese sus sentimientos.  Por ejemplo,  “Quiero comprenderte, pero necesito que me hables con respeto”.  “Por ahora me encuentro muy cansado, no puedo llevarte a…  Veremos más tarde”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *