Los muros…

Los muros que nos aprisionan son mentales,

no reales.

Un oso recorría constantemente, arriba y abajo,

muros

los seis metros de largo de la jaula. Cuando, al cabo de cinco años, quitaron la jaula,

el oso siguió recorriendo arriba y abajo

los mismos seis metros, como si aún estuviera en la jaula.

…Y lo estaba… para él..

Tony de Mello

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *