La inteligencia intuitiva del corazón

 

¿Quieres cambiar tu visión de triste a alegre?  Todos los días durante unos minutos, al levantarte, o al acostarte,  trata de recordar algo muy agradable de tu existencia: la sonrisa de tu padre, el brillante cabello de tu madre, el momento en que recibiste un juguete especial en tu niñez, el nacimiento de un hijo.  Lo que quieras.  Piensa en esto varios minutos, recrea todas tus sensaciones.  Lograrás que tu corazón y tu cerebro aprendan a funcionar al unísono, creando un campo de gratitud y serenidad a tu alrededor

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *