Interdependencia

¡Ahí está la clave! ¡El delicado equilibrio! Sólo hay que entenderlo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *