DE FRUTA A PLÁSTICO

La naturaleza produce todo lo que necesitamos, y lo produce para nuestro bien.  El hombre imita a la naturaleza pero sus esfuerzos a menudo obedecen a algún interés egoísta y manipula lo creado, para tener poder, enriquecimiento y control sobre los demás.  Todos estamos conscientes que los impactos negativos de la naturaleza son causados por nuestra incongruencia con ella y el desequilibrio que hemos provocado.

Necesitamos aprender a actuar como lo hace la naturaleza, en sus términos altruistas.

frutas

Especialistas crearon una harina de plátano que podría ser útil para la fabricación de productos plásicos biodegradables, y para cuidar la alimentación humana.

Los mexicanos Eduardo San Martín Martínez, y Horacio Vieyra Ruiz, realizaron un análisis de producción alimentaria en México y concluyeron que el plátano era la mejor opción, al contar con altas cantidades de almidón, y tener un ciclo de crecimiento y producción rápidos. Así, el polímero que crearon no genera competencia con las necesidades de alimentación.

«Para que un plástico se llame biodegradable debe estar constituido en su mayoría por un polímero natural hecho de carbohidratos, los cuales provienen de los almidones, éstos son consumidos por organismos que se encuentran en la tierra, por tal motivo la industria ha hecho uso de almidones obtenidos de otras fuentes como el maíz y otros cereales, el inconveniente es que su empleo compite con las necesidades de alimentación humana», expuso Eduardo San Martín.

Agregó que los productos que se encuentran en el mercado llamados biodegradables sólo contienen 20 por ciento de material natural sobre el total del producto plástico, en tanto que el 80 por ciento restante es un elemento plástico, por lo tanto no se descompone al enterrarlo.

Sin desperdicio

En el proceso de elaboración de plástico natural, el plátano se utiliza verde y con cáscara, primero pasa por un satinizante para eliminar cualquier microorganismo, se corta y seca para facilitar la trituración y producir la harina, se blanquea con peróxido de hidrógeno y, a través de procesos térmicos y químicos, se incorpora el polvo de plátano con el polímero de plástico.

El resultado son productos con un elemento base que es en verdad de origen natural.

La creación del plástico natural por parte de científicos del IPN se encuentra en proceso de patente, porque no existe en el mundo otro trabajo sobre el tema realizado con plátano.

Fuente: nationalgeographic

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *