5 cosas que, por salud, se deberían dejar fuera de la habitación

Lograr el sueño perfecto sólo requiere de algunas cosas: la habitación debe de estar a buena temperatura, oscura, en silencio y sentirse como un auténtico respiro del frenético mundo fuera de estas cuatro paredes.

Pero hay un puñado de cosas que el cuarto ideal definitivamente no incluye. El Huffington Post compila algunos de estos objetos y situaciones que deberían de tener prohibida la entrada y el porqué estarías mejor de enviarlas a otra habitación.

sueño

1.- El teléfono Ya se conocen todas las excusas que las personas ponen para mantener el teléfono en la cama o cerca de ella: Para poner la alarma, no tienes un teléfono fijo y temes perderte una llamada de emergencia, o amas una actualización nocturna de las noticias de Instagram.

Pero hay el mismo número de razones por las que mantener el celular al alcance de la mano está arruinando tu sueño. El más obvio: Cada vez que suena o vibra es probable que perturbe su sueño.

Pero incluso la luz de tu celular puede causar problemas, ya que la luz azul artificial emitida por los teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos desencadena la excitación en el cerebro y altera la producción del cuerpo de la melatonina, hormona que induce el sueño, por lo que es difícil conciliarlo si se utiliza cerca de la hora de acostarse. La solución es dejarlo en otra habitación, en modo avión, y subir el volumen de la alarma.

2.- Trabajo Por un lado, es probable que dicho trabajo se haga en una lap top, tableta o smartphone emisor de luz, que ya debe estar prohibido en el dormitorio. Pero convertir tu sitio para dormir en una oficina improvisada condiciona al cerebro a esperar trabajar en un espacio que debería estar condicionado para dormir.

Alrededor del 80 por ciento de los jóvenes profesionistas admiten llevar parte de su empleo a la cama, pero al hacerlo debilitan la “asociación mental entre el dormitorio y el sueño”, de acuerdo con la División de Medicina del Sueño de la Universidad de Harvard.

3.- Mascotas  Conocemos a muchas personas que procuran fuertemente acurrucarse un tiempo con sus mascotas, pero compartir con ellos la cama da la bienvenida a la interrupción del sueño.

Cada vez que los animales se mueven o maullan, es probable despertarse. De hecho, alrededor del 30 por ciento de los dueños de mascotas que comparten sus camas reportaron haberse despertado al menos una vez en la noche, de acuerdo con una investigación del 2014. Las mascotas también traen consigo el polvo, el polen y la caspa de sus aventuras durante el día, que ponen a su dueño en riesgo de posibles reacciones alérgicas.

4.- Comida Sí, el desayuno directo a la cama suena glamuroso, pero las migajas en la cama no. Simplemente por razones de higiene, la comida no pertenece al dormitorio. Pero comer tampoco empata con la narrativa de la rutina de sueño tampoco. “Yo sugeriría no comer en la cama nunca. Mantén la habitación como un lugar sagrado a donde vas a descansar”, dijo a HuffPost Home, Kadi Dulude, dueño del servicio de limpieza neoyorquino “Wizard of Homes”.  

5.- Libro  Incluso aquellos devotos de la buena higiene a la hora de dormir, probablemente dan entrada a una pequeña lectura antes de cerrar los ojos. Pero los expertos en el sueño continuamente señalan que la habitación debe de ser únicamente para dos cosas: dormir y tener sexo.

Si estás leyendo un drama que te saca algunas lágrimas, un libro que te tiene sin dejar de dar la vuelta a la página, o lo que sea que resulte muy estimulante, puede estar irritándote en lugar de relajarte, como cualquiera que se ha quedado despierto hasta tarde para terminar de leer un capítulo puede atestiguar.

Hacer actividades emocionantes, emocionales e intelectualmente demandantes, incluido el leer, pueden derivar en una sueño de mala calidad. Una lectura ligera puede ser una buena manera para relajarse antes de ir a la cama, sólo hay que intentar dejarla fuera del cuarto.

Fuente: Sinembargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *