Los libros y la lectura – influencia positiva

Recientemente el Departamento de Educación en Estados Unidos publicó un reporte llamado, Estudio longitudinal en la primera infancia. La investigación se basó en el estudio de 20,000 niños en edad escolar desde el jardín de niños hasta el quinto grado, reuniendo sus calificaciones y demás información demográfica. Los padres respondieron a algunas preguntas sobre hábitos familiares, estilo de vida y actividades. El reporte en sí es una fuente de información que bajo un riguroso análisis nos da algunos fundamentos sólidos sobre la educación en familia.

LEER

Una de las interesantes conclusiones es que un niño en cuyo hogar hay unos cincuenta libros tiene 5% mejores calificaciones que uno que no tiene ninguno. El niño que tiene cien libros tendrá 5% más que el niño anterior. A partir de estas cifras cualquiera diría que el número de libros está relacionado con el tiempo que los padres dedican a leerle al niño. Sin embargo, no es así, se comprobó que la simple existencia de los libros en casa influyen los resultados de los exámenes. En otras palabras, la educación familiar se refiere más a quiénes son los padres que lo que hacen.

La educación paterna es una de las tareas más importantes que llevará a cabo una persona en su vida. Se tiene la idea de que los padres maravilla que someten a los niños a rigurosos horarios de clases, conciertos, visitas a museos, con extenuantes horarios de piano, deportes, clases de apoyo, producirán un adulto perfecto, que a la larga tendrá una carrera de cirujano o será capitán de empresa.

Será una gran sorpresa para estos padres saber que la calidad del hogar, la atmósfera que se respira allí, es mucho más importante para la formación del niño, y no se basa en la cantidad de clases extra, eventos culturales o deportivos

Tener una casa llena de libros va a alentar el hábito de la lectura, pero incluso si estos permanecen en los estantes, su mera presencia impregnará la casa, influyendo a los residentes dentro de la casa e incluso cuando salen.

Así que el estudio antes mencionado sienta un precedente; el ambiente en casa establece la formación  de los hijos.  El hecho que existan libros en casa puede determinar los resultados escolares, ya que instintivamente el niño deduce que la educación tiene una gran importancia para los padres, promoviendo en el niño el deseo de estudiar.

Los padres deberán cuidar el tipo de libros que tienen en casa.  Y por supuesto, si ellos adquieren el hábito de la lectura, no existirá mejor ejemplo para los niños.  

De:  A House of Books 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *