Una familia humana, alimento para todos

 

¿Hambre en el mundo? Se debe a que algunos queremos ver la alacena repleta y otros queremos consumir por todos.  El ejercicio muestra que si alimentamos al de enfrente, o al de al lado,  y el de enfrente o el de lado nos alimenta a nosotros, resolveríamos el problema.  Se trata de pensar con responsabilidad hacia los demás.  Y que los demás piensen con responsabilidad en nosotros.  Se llama, responsabilidad mutua y aplicada en todos los terrenos, veríamos surgir un mundo más justo.  Se trata de pensar en el otro

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *