Una enfermedad contagiosa y mortal: Consumopatía

Ninguna sociedad en el pasado había alcanzado el grado de “desarrollo” actual. Sin embargo, en este supuesto desarrollo hemos establecido como base el percibir al ser humano únicamente como una entidad económica abstracta, es decir un elemento que materializa una demanda constante a través de un desarrollo de un consumismo desmedido y sin control, al grado que los mercados ya no operan en base a las demandas sino que primero crean el producto y después generan la necesidad, todo gracias a esa naturaleza egoísta y consumista que caracteriza al ser humano.

En verdad, si queremos un mundo mejor, no tenemos otra mejor opción, que la de cambiar al ser humano en base a una nueva educación, no enfocada a generar una persona que se integre en la vida económicamente activa como se hace actualmente.
Es necesario crear una educación que nos enseñe a coexistir con todos los sistemas de vida, que desarrolle al ser humano verdadero con cualidades que favorezcan la  convivencia con todos los sistemas de vida existentes.

Una_enfermedad_contagiosa_y_mortal_Consumopatia

Se expande por el mundo, es ya una pandemia. No figura en el listado de enfermedades de la Organización Mundial de la Salud. No se enseña en las Facultades de Ciencia de la Salud. No existen vacunas ni medicamentos contra ella.

Se llama Consumopatía. Se presenta tanto en formas agudas como crónicas.

Los síntomas son variados: individualismo, competitividad, pérdida de la solidaridad. Son frecuentes las adicciones, los estados de estrés y las conductas compulsivas.

Ha surgido como consecuencia de haberse impuesto en el mundo una cultura que prioriza tener cosas materiales, acumular fortunas y detentar poder.

Es contagiosa. Se propaga en las conversaciones, mirando televisión, escuchando radio, leyendo periódicos y revistas.

Es solapadamente mortal. Existen corporaciones que para alimentar la Consumopatía que ellas mismas han inducido y constantemente estimulan, agreden al Planeta poniendo en riesgo la supervivencia de laespecie humana.

Estas corporaciones deforestan, contaminan, envenenan, succionan petróleo, queman carbón, construyen megarepresas y centrales nucleares, destruyen los paisajes con minería a cielo abierto y con el fracking. Su voracidad de lucro no tiene límites ni consideraciones.

En un mundo de tanta desigualdad e inequidad, esta enfermedad no respeta edades ni condiciones económicas. Continuamente crea nuevas necesidades, tanto para quienes viven en la opulencia como en la pobreza. Provoca un estado de insatisfacción permanente, ya que hace que siempre se apetezca algo más.

Es una patología que provoca guerras, violencia, daños de todo tipo.

¿Qué hacer?

Jamás quedar paralizados o ser meros espectadores. Todas y todos tenemos que ser protagonistas movilizándonos para curar esta enfermedad. Sería un saludable hábito reflexionar sobre lo que consumimos cada día en nuestro hogar, personalmente y en familia.

Un hábito también trasladado a nuestro ámbito laboral, a las instituciones, a nuestra vecindad.

Urge advertir a los pueblos amenazados y construir una nueva cultura deamor a la Vida, en la cual crezcan y se desarrollen las nuevas generaciones de cachorros humanos.

¿Es esto posible?

¡Claro que sí!

Cada vez más personas en diferentes ámbitos toman consciencia que estamos interrelacionados entre todas y todos y con toda forma de vida, que somos Cosmos. Se está generando la Nueva Consciencia de la pertenencia.

Nos da esperanzas que difunde por el mundo la Alegremia.

La Alegremia nos ayuda a mirarnos a nosotros mismos, a mirarnos a los ojos y a reconocer las NVI, las Necesidades Vitales Indispensables: Aire puro, Agua limpia, Alimentos saludables, Albergue digno, Amor en las relaciones, espacios de Arte para desarrollar todas nuestras potencialidades creativas.

La Alegremia promueve Amistad, Armonía, Aprendizaje, Actividad física.

Tenemos una manera entusiasta de detener la pandemia de la Consumopatía. ¿Cómo? ¡Promoviendo la Pandemia de la Alegremia!.

No hay aparato publicitario para ello. No lo necesita por otra parte. No es cuestión de “desarrollarnos”, ni de tener, sino de vivir en plenitud.

Es la fuerza del amor a la vida que se abre paso y triunfa.

Fuente: Ecoportal.net

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *