Amar donde vives te hace bien

Comentario:

La gente de campo tiene bien claro la importancia del entorno y ese conocimiento es determinante para saber donde sembrar, donde está la tierra fértil que garantice una buena cosecha de alta calidad. Y si detecta alguna carencia, la fortalece inmediatamente con abono, agua o nutrientes.
 
Nosotros, en nuestra sociedad con todas las tecnologías, no detectamos la gran importancia que   tiene nuestro entorno, pues éste nos influye y moldea dando como resultado la sociedad que tenemos.
Es alentador que a través de estudios como estos ya se este reconociendo la gran importancia  de buen entorno. De esto depende nuestro futuro. ¡Colaboremos en nuestra comunidad para crear un bien ambiente!
vecinos

Una investigación reciente sugiere que las características de la zona en la que vive una persona pueden afectar negativamente su salud cardiovascular. Esto incluye, por ejemplo, los establecimientos de comida rápida, los niveles de violencia, el ruido y la contaminación; el consumo de drogas y el estado físico de los mal edificios.

Sin embargo, pocos estudios han examinado los efectos potenciales para la salud a través de la mejora de las características del vecindario, tales como la percepción de la cohesión social de barrio.

Por ello, un grupo de investigadores hicieron un seguimiento de la salud cardiovascular de más de 5,000 adultos estadounidenses con problemas cardíacos conocidos durante un período de cuatro años, a partir de 2006. La edad promedio fue de 70 años, y casi dos tercios eran mujeres casadas (62%).

Todos los participantes del estudio estaban participando en el Estudio de Salud y Jubilación, un estudio representativo a nivel nacional de adultos estadounidenses mayores de 50 años que son encuestados cada dos años.

En 2006 se les pidió a los participantes anotar en una escala de siete puntos qué tanto se sentían parte de un vecindario; si sentían que tenían vecinos difíciles, que les ayudan si se metían en dificultades; si confiaban en la mayoría de los habitantes de la zona; y si sentían que eran muy simpáticos.

Los factores potencialmente influyentes que se tomaron en cuenta en el estudio, fueron la edad, raza, género, ingresos, estado civil, nivel de instrucción, perspectiva, actitud, integración social, salud mental, estilo de vida, peso y problemas de salud subyacentes, como la diabetes y la presión arterial alta.

Durante el período de seguimiento de cuatro años, 148 de los 5,276 participantes (66 mujeres y 82 hombres) sufrieron un ataque al corazón.

El análisis de los datos demostró que la percepción de la cohesión social del barrio se asoció con un 22% de reducción en el riesgo de un ataque al corazón. Dicho de otra manera, en la escala de siete puntos, el aumento de unidad en el barrio y en la cohesión social, se asoció con 17% de reducción en el riesgo de ataque al corazón. 

Esta asociación se mantuvo incluso después de ajustar factores sociodemográficos, conductuales, biológicos y psicosociales pertinentes, así como el apoyo social a nivel individual.

Los investigadores dicen que sus hallazgos hicieron eco de otros estudios que han encontrado una relación entre los vecindarios locales bien integrados y el riesgo de enfermedad cardíaca.

Se trata de un estudio observacional, por lo que no hubo conclusiones definitivas sobre la causa y el efecto, y los investigadores admiten que no se conocían algunos factores de riesgo potencialmente importantes, tales como antecedentes familiares de enfermedades del corazón, derrame cerebral e influencias genéticas. Pero una fuerte red de apoyo social de amigos y familiares se ha relacionado con una mejor salud, por lo que los barrios amigables pueden ser positivos.

La percepción de la cohesión social del barrio podría ser un tipo de apoyo social que está disponible en el entorno, fuera del ámbito de la familia y amigos», escribieron.

Asimismo, los investigadores aseguran que las comunidades unidas pueden ayudar a reforzar e ‘incentivar’ cierto tipo de comportamientos y así excluir los estados antisociales.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *