Para ser niños…

Niños_Respetados_Educacion_Entorno

Cuando reprimimos nuestras emociones o las expresamos de maneras inadecuadas, nos dañamos a nosotros y a quienes amamos, enseñándoles a hacer lo mismo. Perpetuar esta cadena de maltrato entierra nuestro amor y lastima. Si queremos educar con el corazón, lo mejor es conectarnos a lo que sentimos, y nuestros hijos lo podrán aprehender.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *