Día mundial sin automóvil


El día 22 de septiembre se celebra el día mundial sin carros en más de 1,500 ciudades alrededor del mundo. Estas ciudades han tenido movimientos que han promovido que en ciertas calles y avenidas de la ciudad no circulen automotores, excepto bicicletas y otros artilugios que tengan la energía del ser humano para movilizarse.
Imagen 1.- Esta iniciativa nació en los años noventa en Europa, llegando a 1,500 ciudades alineadas para hacer que las personas que viven y trabajan en urbes afectadas por la saturación automotriz, puedan transitarla sin la molesta dialéctica auto/peatón.
Imagen 2.- Si quieres adherirte al Día mundial sin automóvil, debes usar de preferencia la bicicleta, la caminata, los patines, triciclos y patinetas, u optar por el transporte público, como la forma de practicar en forma masiva el desplazamiento verde.
Imagen 3.- Dejar lugar para que se dé la actividad alejada de las sedentarias cuatro ruedas es una oportunidad para transformar los espacios, y apoderarse de ellos, siendo el “ciudadanos de a pié” un actor relevante en la construcción de lo cotidiano con expresiones culturales y de entretenimiento.
Imagen 4.- A partir de la crisis petrolera de 1973, comienzan a aparecer las primeras ideas para desalentar el uso del automóvil y promover medios de transporte más eficientes. Sin embargo no es sino hasta octubre de 1994 cuando se organizan las primeras jornadas sin automóviles.
Imagen 5.- En un principio las ciudades de Reikiavik en Islandia, La Rochelle en Francia y Bath en Reino Unido, tomaron la iniciativa de aplicar el Día sin Automóvil. Y como la campaña a nivel nacional, el primer país en aplicarla fue Gran Bretaña en 1997.
Imagen 6.- ¡La ciudad, sin mi auto! Encaja en este enfoque favorable a la recuperación de la ciudad. Estas medidas aumentan la conciencia pública que lleve a fomentar el desarrollo de pautas de conducta que sean compatibles con la mejor movilidad urbana.
Imagen 7.- El objetivo es hacer la conciencia sobre la problemática de la movilidad urbana, congestión, contaminación y seguridad, permitiendo a los ciudadanos volver a descubrir su ciudad y su patrimonio, en un entorno más agradable.
Imagen 8.- Otro objetivo es dar una oportunidad a las autoridades locales para probar in situ nuevas normas de desplazarse, planes de tránsito urbano, vehículos ecológicos, zonas peatonales y ciclovías.
Imagen 9.- Sin embargo el propósito no es dejar de usar el auto, ni culpar a los ciudadanos por su deseo de movilidad, sino más bien reflexionar en torno a la movilidad urbana y a un nuevo sistema de transporte que permita compartir mejor el espacio urbano.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *