¿Tienes problemas de memoria?

Conoce los alimentos que te ayudan a mejorar tu memoria y a dar mayor rendimiento a tu cerebro 

«Algunos alimentos ayudan a regular ciertos neurotransmisores a nivel cerebral, relacionados con el estado de ánimo, la concentración y el estado de alerta, que influyen sobre la memoria.

«Otros contienen antioxidantes que retardan el envejecimiento de los tejidos en el cuerpo, incluyendo neuronas y el cerebro», explica Roberto Gabarroche, nutricionista de Clínica Avansalud.

¿Tienes problemas de memoria?Junto con las pasas, los frutos secos como nueces, maní y almendras, gracias a su alto contenido en fósforo, son útiles para mejorar el rendimiento de nuestro cerebro.

«El aguacate destaca por su alto aporte en ácidos grasos omega 3, potasio, fibra y antioxidantes, una mezcla de propiedades beneficiosas que ayuda a potenciar la concentración», dice la nutricionista Francisca Ayala.

En cuanto a los ácidos omega 3 está comprobado que mejoran el rendimiento intelectual, favorecen la concentración y hacen que llegue más oxígeno al cerebro, según explica Gabarroche.

Al igual que los frutos secos y el aguacate, hay pescados como el salmón, atún y la sardina que también son ricos en omega 3.

Un estudio que siguió a más de 30 mil personas mayores de 45 años concluyó que estos ácidosfavorecen la conservación de la memoria y el pensamiento. En cambio, evitar las grasas saturadas de la carne y de los lácteos enteros también puede contribuir en ese sentido.

«La dieta es una actividad importante que podemos modificar y que puede ayudar en la preservación del funcionamiento cognitivo en la edad avanzada», explica el neurólogo Georgios Tsivoulis, de la Universidad de Alabama y autor del estudio.

CONSÚMELOS Y MEJORA TU MEMORIA

Los huevos, consumidos con moderación, mejoran la capacidad de atención, concentración y memoria, gracias a los aminoácidos esenciales y vitaminas del grupo B que contienen en la yema.

La acción estimulante del té verde supone una inyección de energía para el organismo: una taza al día aporta la cantidad adecuada de cafeína para mantener la concentración en largas jornadas de estudio o trabajo. De manera similar, el chocolate negro satisface la necesidad de azúcar, lo que ayuda a que el cerebro mantenga la atención y la concentración.

Los cereales, como la avena, aportan vitamina B1, beneficiosa para la piel y el sistema nervioso. También cuenta con un alto aporte de proteínas y grasas que ayudan a retener la memoria y la concentración.

Por su parte, las moras , como arándanos y frambuesas, son abundantes en vitamina C y fuente de fibra, potasio, hierro y calcio, que también aumentan la concentración.

El plátano, por su alto contenido en potasio, vitamina C y B6, actúa mejorando la concentración mental. Además, favorece la producción de serotonina, neurotransmisor que se asocia a un estado de bienestar y calma. El mismo efecto lo producen el chocolate amargo, los quesos y los lácteos en general.»Pero hay que preferir aquellos con bajo aporte de grasa, descremados», aconseja Gabarroche.

No basta con consumir estos alimentos. Los expertos enfatizan que junto con alimentarse equilibradamente, hay que evitar malos hábitos alimentarios, así como el tabaco y sedentarismo.

Además, hay que despejar la mente practicando actividad física y durmiendo lo suficiente. Mantener el cerebro y la memoria en buen estado requiere también de tres hábitos saludables de alimentación que son indispensables, según el nutricionista Roberto Gabarroche.

Lo primero es no saltarse nunca el desayuno.»Eso está relacionado con mejorar los niveles de azúcar en el cerebro, después de un ayuno de varias horas durante el sueño. El cerebro necesita combustible, la glucosa, para funcionar bien».

Lo ideal es un desayuno lo más completo posible, que incluya lácteos descremados, una fruta y carbohidratos de absorción lenta (como pan integral o avena). Lo segundo es evitar los ayunos prolongados durante el día, para mantener los niveles de azúcar en la sangre parejos y que no se produzcan fatigas que impactan a nivel intelectual y en la concentración.

Por último, el cerebro necesita un constante aporte de agua diario, para evitar que la deshidratación altere su buen funcionamiento.

Fuente: El Universal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *