Las Formas en que la Tecnología Esta Modificando el Cerebro

La humanidad ha llegado a un punto en el cual es preciso generar cambios.  Todos estos avances tecnológicos y científicos nos empujan a un desarrollo global, un punto crucial que percibimos como crisis, en diferentes ámbitos de nuestras vidas. 
Las tecnologías pueden ser utilizadas para trabajar positivamente para nosotros siempre y cuando adoptemos el viejo paradigma de amar a los demás como a nosotros mismos. Ese es el más complicado de abordar pero el único que resolvería todas las situaciones a nuestro favor.

La-Salud-Del_cerebro-Noticias

Los tecnología ha modificado en gran parte nuestro estilo de vida, el trabajo y las relaciones sociales, pero también el modo en que pensamos e interpretamos el mundo que nos rodea. Por esas razones nuestro cerebro se ve forzado a adaptarse a los nuevos desafíos que los teléfonos celulares, internet y el mundo digital le imponen, desarrollando así algunas áreas que hasta entonces no recibían estímulos suficientes, pero también entorpeciendo la capacidad de almacenar información relevante.

A continuación te contamos las diferentes formas -negativas y positivas- en que la tecnología puede afectar el funcionamiento de tu cerebro sin que tú lo percibas.

Según el doctor Owen Churches de la escuela de psicología de la Universidad de Flinders, los emoticones son un nuevo lenguaje que estamos produciendo. Se trata de la asociación de determinados signos de puntuación o imágenes muy sencillas que se utilizan en las redes sociales con el fin de transmitir una emoción o sensación específica que va más allá de las palabras. Churches considera que, al decodificar este novedoso lenguaje asociado a la tecnología, generamos también nuevos patrones de actividad cerebral.

Llegó a esta conclusión luego de estudiar la actividad eléctrica del cerebro de 20 participantes mientras observaban sucesivamente imágenes de rostros reales, emoticones con signos de puntuación y un conjunto de caracteres asociados azarosamente. Los resultados indicaron que, a la hora de observar los emoticones, los individuos lograron decodificarlos utilizando el área del cerebro destinada al reconocimiento de rostros reales.

Chauces afirmó que “Antes de 1982 -año en el que estos signos comenzaron a circular masivamente- no había razón para que 🙂 active el área sensitiva a los rostros presente en la corteza cerebral, pero ahora esto sí sucede porque hemos aprendido que representa un rostro”. Esta posibilidad ha surgido como una respuesta neuronal a los estímulos que genera la tecnología digital, que no es innata, sino que fue adquirida culturalmente.

Los videojuegos y el desarrollo cognitivo

Los videojuegos resultan cada vez más sofisticados y requieren que el jugador ponga en juego todas sus habilidades para superar los obstáculos que se le plantean, por lo que -lejos de fomentar el automatismo-, muchos de ellos podrían tener efectos positivos en las funciones cognitivas.

Un nuevo estudio publicado recientemente en la revista especializada PLOS ONE ha demostrado que existe una asociación entre su uso y el desarrollo de determinadas áreas del cerebro. La investigación consistió en escanear el cerebro de 152 niños de 14 años de edad mediante imágenes de resonancia magnética, considerando el tiempo que cada uno de ellos le dedicaba a los videojuegos.

Los resultados fueron increíbles: aquellos que solían utilizarlos asiduamente mostraron haber desarrollado un mayor espesor cortical en dos áreas del cerebro que están implicadas en la toma de decisiones, la planificación estratégica, el movimiento de los ojos y la asignación de atención visual y espacial.

Próximamente se estudiará si los géneros de juego influyen de diferente manera en esa estimulación cerebral, pero por ahora puedes disfrutar de todos, ya que tienes justificaciones científicas que avalan tu decisión de pasar un buen rato frente a la pantalla.

Navegar en internet podría afectar a la memoria

Investigadores del KTH Royal Institute of Technology de Estocolmo, luego de estudiar el mecanismo de la memoria a corto plazo, llegaron a la conclusión de que el exceso de información al que nos exponemos cuando navegamos por internet y visitamos redes sociales imposibilita nuestra capacidad de aprehender y archivar nuevos datos en la consciencia.

Según Erik Fransén, miembro del instituto abocado a esta investigación, el cerebro necesita transitar por un estado menos activo para consolidar la memoria, por lo que, cuando nos exponemos a los estímulos de la tecnología y lo exigimos al máximo, reducimos la capacidad de trabajo de la memoria y la posibilidad de adquirir información.

Algo similar ocurre con el uso del GPS: dependiendo en exceso del sistema de posicionamiento global, nuestro hipocampo resulta menos estimulado y un músculo (como el cerebro) que no trabaja, se debilita. Así lo demostró un estudio realizado en la Universidad de Londres, que sugiere que la población de taxistas del Reino Unido que no usa este sistema tiene más desarrollada su memoria, en comparación con la nueva generación de conductores que lo usa constantemente.

No dejes de mirar videos ¡estimulan tu cerebro!

Según un nuevo estudio realizado por especialistas del Hospital San Raffaele de Milán, Italia, mirar videos de tareas sencillas -hoy disponibles hasta en los teléfonos móviles- antes de llevarlas a cabo podría aumentar la plasticidad del cerebro y desarrollar el rendimiento motriz.

Para esta investigación, Paolo Preziosa y su equipo estudiaron las habilidades para resolver actividades manuales muy sencillas -como escribir con un bolígrafo o cortar con una tijera- de 36 adultos sanos. Antes de pedirles que realicen la actividad, la mitad del grupo miró videos sobre las tareas específicas que luego iban a realizar, mientras que la otra mitad miró videos sobre paisajes. Todos repitieron este entrenamiento, de 40 minutos de duración, cinco veces por semana, durante 14 días.

Luego, todos los participantes se sometieron a escáneres cerebrales que mostraron que el grupo que completó el entrenamiento junto con la observación de los videos de actividades había mejorado 11 veces sus habilidades motrices en comparación con los que habían observado los vídeos de paisajes.

Preziosa considera que los resultados son alentadores porque “podrían contribuir a reducir la discapacidad y a mejorar la calidad de vida de las personas que tienen problemas o que se someten a la rehabilitación física”.

Los tiempos cambian de forma vertiginosa y nuestro asombroso cerebro no puede quedarse atrás ¿Qué opinas de estos efectos sobre él? ¿Experimentaste alguno?

Fuente: Tu Discovery

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *