¡Mi hijo no quiere dormir solo!

Comentario:

Queda claro que nadie asistió a una escuela para padres en donde le dieran unos cuantos consejos para tratar de prevenir o corregir casos como este y otros muchos más. Normalmente, transmitimos los hábitos y costumbres que nosotros heredamos de nuestros padres en esa cadena interminable.

Hace muchas décadas, la familia era un entorno “natural”, con los abuelos, los juegos en el patio, los amigos de la colonia, las excursiones al campo y la cercanía con la naturaleza. En el siglo 20, nos separamos de la naturaleza y de la familia. Ahora en el siglo 21, estamos confundidos y hemos perdido nuestros puntos de referencia.

Después de todo, la familia es algo muy natural; se forma casi por sí misma pero es necesario planearla con un poco de inteligencia, lógica, pensar con empatía y amor respecto al ambiente que debe reinar allí para que todos sus integrantes desarrollen su potencial, en paz, sin presiones, pero actuar con firmeza cuando se trata de transmitir alguno de nuestros principios.

Pero, todo esto es nuestro deber, la educación oficial tiene otras obligaciones y metas. Sería necesario que las instituciones desarrollaran un sistema moderno que ayude al estudiante a descubrir la mejor manera de servir a su comunidad

DormirSolo

La edad exacta para que nuestro hijo duerma solo puede variar demasiado, depende más de la cultura familiar que de algún margen de edad establecido, cuando a tu bebé retiras la leche materna o ya no despierta durante la noche puede ser un buen momento para que duerma solo en su cama.

Leyendo sobre el tema, me ha entrado una gran preocupación, mi hija duerme en su camita dentro de mi recámara y ella tiene 6 años de edad y aún le cuesta trabajo separarse, incluso a mí me preocupa que duerma en otra habitación. Me han recomendado llevar un registro junto con ella sobre los días que logra dormir sola y los que a media noche se pasa con nosotros, poniendo como meta un premio al conseguir una semana y eso ha sido un rotundo fracaso, el primer día que se paso a mi cama le dije con tono triste: «nena tendremos que poner tache» y su respuesta fue: «¡Ya lo hice!» con tono de haberse adelantado a lo que yo iba a decir, sin tener la menor preocupación ante la situación.

Confieso que más culpable me siento porque no depende de mi hija dormir sola, sino de nosotros como padres el dejar pasar el tiempo sin educarla a que duerma sola.

Así como enseñamos a nuestros hijos a comer, caminar, controlar esfínteres, también  debemos enseñarlos a dormir solos, algunas de mis preocupaciones, errores o justificaciones podrían ser:

  • Creo que mi hija sufre estando lejos.
  • Me mortifica el pensar que pueda pasarle algo y no me dé cuenta.
  • En mi caso, mi esposo duerme fuera de casa unos días por cuestiones de trabajo y dormir con mi hija nos hace acompañarnos.
  • Sentir que se pierde ese vínculo especial que tengo con ella si duerme aparte.
  • Hemos huido es del cansancio, agotamiento y necesidad de dormir, que ha impedido la enseñanza de la rutina del sueño
     

Su papá y yo hemos llegado a la conclusión que esto último es la mejor recomendación: Adquirir una rutina de sueño, así como lo hicimos para que se pasara de mi cama a su camita dentro de la misma recamara, nos hemos dado a la tarea de decorar lo que ella llama “su cuarto de juegos” que está frente a mi recamara, queremos que tenga su espacio, con una decoración que le agrade y teniendo cerca sus juguetes y muñecos preferidos.

Pero no basta solo eso, lo importante es mantenerse firme y llevarla a su recamara tantas veces como sea necesario, sin prender las luces, sin gritar o regañarla y en lo posible según las recomendaciones, sin hablar o usar frase alentadora en voz baja: “Te quiero mucho pero ahora debes dormir aquí”. Y acompañarla un momento y dejarla sola.

Los niños son tan inteligentes y conocen nuestras debilidades, si tu hijo llora asustado, podemos hacer lo mismo, acompañarlo un momento hasta que se calme y dejarlo solo de nuevo.

Tal vez no solo sea un día, sino dos o más hasta lograr que duerma solo y se vuelva ya una rutina, va a ser cansador para nosotros como padres pero se obtendrán muchos beneficios al final del proceso de adaptación.

Beneficios de dormir solos:

  • El niño da un paso a su autonomía.
  • Les brinda independencia y seguridad.
  • Ejerce un mejor autocontrol.
  • Padres e hijos adquieren más privacidad
     

Una vez logrado el objetivo, no retrocedamos, evita concesiones de fin de semana o siestas especiales en tu recamara, al menos que enferme y sea necesario mantenerlo vigilado de ahí en fuera, ya dado el paso de dormir solo, ya no debe haber alguna regresión.

Paciencia, firmeza, decisión, seguridad y dedicación nos dará un buen resultado.

Ojalá les sirva mi experiencia en algo y si tienen recomendaciones que les hayan resultado efectivas o no han tenido éxito en esta experiencia cuéntanos, estamos pendientes de sus comentarios, para juntos buscar soluciones

Fuente: Disneybable

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *