Los niños tienen un mensaje para ti

 

Crestomatía

Comentario:

El consumo de alcohol está lleno de mitos alegres que promueven los fabricantes, pero vale la pena revisar lo que dicen los expertos:

«Durante el consumo de alcohol, el etanol que contiene se absorbe por el torrente sanguíneo, alcanzando el cerebro. Al tratarse de moléculas pequeñas, éstas son capaces de cruzar la barrera hematoencefálica, encargada de proteger al tejido cerebral de las sustancias dañinas de la sangre que podrían perjudicar su función… Al ser una sustancia depresora del SNC (Sistema Nervioso Central) afecta a diversos neurotransmisores en el cerebro como el GABA y el GLUTAMATO.

El GABA, ácido Gama-amino-butírico, es el principal neurotransmisor inhibitorio del SNC.

«Al ser estimulado por el etanol, el GABA produce  relajamiento y sedación del organismo, similar al efecto producido por los ansiolíticos, como el diazepan y benzodiazepan, afectando a diversas partes del cerebro como las responsables del movimiento, memoria y respiración.

«El uso crónico del alcohol reduce el número de receptores GABA por un proceso de regulación a la baja, lo que produce tolerancia al alcohol y hace que los individuos necesiten de dosis mayores de alcohol, además de ser responsable de los cambios violentos en el comportamiento del individuo.

«El GLUTAMATO es el neurotransmisor excitatorio más importante del cerebro humano y tiene un papel crítico en la memoria y cognición.

«El consumo crónico de alcohol produce efectos inhibitorios sobre el glutamato, lo que lleva a un aumento de los receptores glutamastárgicos en el hipocampo, que es un área importante para la memoria e involucrada en crisis convulsivas.»

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *