Manos a la obra

estres-laboralComentario:

El trabajo arduo no nos permite concentrarnos en las cosas que realmente son importantes. Una mente distraída es una mente que no deja que su corazón le hable. Por ello, si el corazón se manifiesta y estamos distraídos, es entonces el momento de poner manos a la obra y tratar de reconstruir lo que la mente destruyó, nuestro corazón

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *