El alcohol mata a 80 mil en América

Comentario:

La investigación solo arroja las cifras de decesos directos por el consumo de alcohol y apenas menciona algo de lo que ocasiona: como violencia intrafamiliar, accidentes de todo tipo, pero son muchos factores que habría que agregar como la convivencia misma con personas que sufren de este problema y que a su vez trastornan todo su medio ambiente, sin darse cuenta de que su influencia se ve reflejada en las personas que las rodean, dejando una estela que puede resultar devastadora sin necesidad de que nadie muera; esto contribuye al deterioro y destrucción  de las relaciones interpersonales, que pueden provocar que la persona con problemas de alcoholismo sea marginada de su medio lo cual va a contribuir en distintas forma a un desenlace fatal. Faltaría señalar el impacto que produce en los menores que luego podrían seguir este ejemplo.

 El problema es mucho más complejo de lo que dejan ver las estadísticas solo señalando algunas de las consecuencias que se derivan del abuso del alcohol.

 El problema tiene sus raíces en la educación y el trato que reciben los individuos en el seno familiar. La sensación de soledad, aislamiento, falta de apoyo y cariño parte desde la base de la familia, de la sociedad. Además, no solo la persona debe recibir cuidados y afecto, sino que la familia debe establecer parámetros claros de conducta y las consecuencias que implican determinados comportamientos. Es necesario enseñar responsabilidad a los niños respecto al alcance de sus acciones y actitudes, sin embargo, gran parte de este aprendizaje se imparte mediante el ejemplo. Estamos hablando de todo un método para evitar que en un futuro las personas no abusen del consumo de alcohol o cualquier otra sustancia, caigan en desordenes alimenticios o comportamientos destructivos.   

 El consumo de alcohol y otras sustancias es ya desmedido y habitual en nuestra sociedad actual: es ya más una forma de vida que un simple detalle. Para modificarla, el cambio debe empezar en la vida familiar, reconsiderar nuestros propósitos, nuestras metas para corregir todo este esquema que hemos aceptado.

 Se requiere de mucho valor para contemplar el problema. Pero es posible, y se logra cuando dejamos a un lado nuestro egocentrismo y comenzamos a pensar en los demás

1_alcoholismo_mata

Hay un asesino capaz de llenar cada seis meses la Monumental de Ciudad de México, la mayor plaza de toros del mundo, y matar a todos los espectadores. Es el abuso del alcohol, un factor que está directamente detrás de la muerte de 80,000 personas cada año en América, el 86% de ellas hombres, según alerta un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La mayor parte de las muertes se debe a enfermedades del hígado y desórdenes mentales vinculados al alcohol. Pero, según advierten sus autoras, es sólo “la punta del iceberg de un problema más amplio”.

Hay una amplia gama de enfermedades y situaciones relacionadas con el consumo de alcohol, como la tuberculosis, las enfermedades del corazón, el derrame cerebral, la epilepsia, las caídas, los suicidios, las heridas por accidentes de tráfico y la violencia, entre otras. Nuestro estudio se limita a señalar cuántas muertes son totalmente atribuibles al consumo de alcohol. El número de muertes para las que el consumo de alcohol es un factor significativo es probablemente mucho mayor”, afirman en un comunicado las autoras, Vilma Gawryszewski y Maristela Monteiro, de la Organización Panamericana de la Salud, que funciona como oficina regional de la OMS.

Las investigadoras Vilma Gawryszewski, asesora de la OPS en información y análisis sobre salud, y Maristela Monteiro, experta en abuso de sustancias, estudiaron patrones de muertes entre en las que el alcohol era mencionado específicamente -como hepatopatía alcohólica- en 16 países de la región entre 2007 y 2009.

Los países más golpeados por el abuso del alcohol son El Salvador (con 27.4 muertes por cada 100,000 habitantes cada año), Guatemala (22.3), Nicaragua (21.3) y México (17.8). Los menos afectados, según el estudio, que se publica en la revista Addiction, son Colombia (1.8), Argentina (4), Venezuela (5.5), Canadá (5.7), Costa Rica (5.8) y Ecuador (5.9). El trabajo se ha realizado con datos de 16 países tomados entre 2007 y 2009.

Por edades, las tasas más altas de mortalidad por consumo de alcohol se registraron en el grupo de personas de entre 50-69 años en Argentina, Canadá, Costa Rica, Cuba, Paraguay y Estados Unidos. En Brasil, Ecuador y Venezuela, las tasas de mortalidad por alcohol más altas se dieron entre los 40 y 49 años de edad. México mostró un patrón diferente, al registrar un riesgo de muerte por ingesta de alcohol que aumenta a lo largo de la vida y alcanza su máximo después de los 70 años.

50% más que en el resto el mundo

En algunos países, la diferencia entre sexos es abismal. En el propio El Salvador, el riesgo de morir de un hombre por culpa directa del alcohol es casi 28 veces mayor que el de una mujer, frente a las 19 de Nicaragua y las casi 15 de Cuba. En Perú, el riesgo de los hombres cuadruplica al de las mujeres. En Estados Unidos (EU) y Canadá, lo triplica.

En un informe anterior de la Organización Panamericana de la Salud, elaborado en 2007, se lamentaba que en América Latina no existieran suficientes estudios del gasto que supone el alcoholismo en la región. Y, siete años después, la oscuridad persiste.

No conocemos el impacto económico del alcohol en América. Y el consumo y el impacto global es cada vez mayor, según muestran otros estudios y estimaciones”,  explica Monteiro. En América, el consumo de alcohol es aproximadamente un 50% mayor que el promedio mundial.

El anterior informe de la organización recordaba que “en EU el costo estimado del alcohol fue de casi 185,000 millones de dólares en 1998”. En 2006, otro equipo de científicos, dirigido por Robert Brewer, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EU, calculó que el abuso del alcohol costaba a las arcas estadounidenses 223,500 millones de dólares: el 72% por pérdida de productividad, el 11% por gastos sanitarios y el 9.4% por gastos asociados a delitos. “Aproximadamente 1.9 dólares [25 pesos] por cada bebida alcohólica”, concluían los investigadores.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *