La conmovedora carta de la mamá de una niña autista «al desconocido del avión»

Kate es la pequeña hija de Shanell Mouland. Tiene tres años y es autista, por lo que para su mamá es una niña muy especial. La familia había viajado a Orlando Florida, Estados Unidos, desde su hogar en Canadá, por unas vacaciones y ella y Kate tuvieron que compartir el tercer asiento de su fila del avión con un extraño. El hecho atemorizó a Shanell, ya que viajar por más de dos horas junto a una nena con dicha condición no suele ser placentero para ningún pasajero.

Por suerte la persona que se sentó a su lado fue de lo más agradable y al instante comprendió la situación sin que la mamá debiera dar explicaciones o disculpas por nada. Este completo desconocido interactuó con su hija desde el primer momento, le mostró su computadora portátil, le habló con paciencia, jugó con sus muñecas y la miró directo a los ojos durante todo el tiempo.

autismo-mama-hija-carta-avion

Acostumbrada a sufrir malos tratos por el comportamiento de las personas ante el autismo de Kate, Mouland estaba encantada con este hombre. Tanto que decidió publicar una carta abierta en su blog y en su facebook agradeciéndole a este extraño la buena voluntad y el amor con el que trató a su compañera de viaje. Sus palabras fueron tan conmovedoras que al instante se viralizaron por la Web y se convirtieron en furor.

Palabras de amor y agradecimiento

La carta se llamó «Querido ‘papá’ del asiento 16C» («Dear ‘daddy’ in seat 16C», en el idioma original). A lo largo del texto, Shanell explicó que su hija lo llamó así apenas lo vio ya que, aunque no lo conocía, se sintió siempre segura y a gusto con el pasajero. El hombre nunca la corrigió, no se ofendió, ni se molestó. Sino que interactuó con la pequeña hablándole y jugando con ella. «Kate te concedió algún momento de tranquilidad mientras jugaba con sus muñecas Anna y Elsa. Un gesto muy considerado por su parte, el librarte de jugar con sus Barbies; aunque seguro que a ti no te hubiera importado. Estoy segura de que tú también tienes hijas pequeñas», relata en la carta. 



Al finalizar, Mouland le dice: «Por todo esto, muchas gracias. Gracias por no hacerme repetir esas horribles frases de disculpa que siempre me veo obligada a decir en público. Gracias por entretener a Kate y conseguir que este fuera, con todo, su viaje más tranquilo hasta el momento. Gracias por dejar de lado tus papeles y ponerte a jugar con la niña».

¿Quién era el desconocido?

Debido al gran alcance de la historia, la noticia de la carta llegó a los noticieros internacionales. Así fue que Eric Kunkel, el desconocido compañero de asiento, se dio cuenta que estaba dedicada a él. Kunkel volvía de un viaje de negocios a Nueva Jersey, donde queda su casa, y tal como comentó a los reporteros que lo entrevistaron fue un placer compartir con Kate ese trayecto en avión.

Al instante se comunicaron vía Facebook y hasta lograron conocerse en vivo a través de un programa de noticias de la televisión estadounidense que comunicó a las dos familias por Skype.

«Yo viajo mucho por trabajo, y Kate fue por lejos la nena más educada con la que me senté. Shanell es también una madre increíble, ella no debería tener que pedir disculpas por Kate. Me sentí muy feliz de conocerlas», aclaró en la entrevista.

Por su lado la mamá de la niña resumió: 2Es una lección de amabilidad y generosidad que estamos muy orgullosos que se esté extendido por todo el mundo. Eso es lo que queremos. Queremos que la gente vea a Kate como una persona pequeña y la respeten por lo que es «.

Fuente: Clarin

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *