Tu estrés hará a tus hijos obesos

Comentario: En el mundo de hoy al hombre se le impone perseguir sus deseos materiales a toda costa sin que se de cuenta de que esto siempre se vuelve en su contra. Tristemente, lo podemos ver en cualquier mecanismo, sistema, proyecto que haya creado. 

La constante es lucrar de lo que sea. La intención no es curar, procurarse objetos útiles, adquirir conocimientos. El hombre vive en la confusión por alcanzar siempre un beneficio material.

Lo cierto es que después de un arduo día de trabajo tratando de conseguir el sustento diario, bajo estas condiciones, los padres llegan estresados y cansados al hogar, con la sola idea de descansar y olvidan que hay pequeños que esperan de ellos la formación de vida, la compañía, el consejo, las palabras de aliento, el cariño. ¿Y qué reciben? En el mejor de los casos, la indiferencia, en el peor, la agresividad.

No es de extrañar que los niños suplan sus necesidades de afecto a través del alimento que siempre será chatarra, ya que los padres no tienen tiempo de planear y preparar una comida sana y consumirla en un ambiente cálido.

Nuestros padres decían, que un niño gordito estaba lleno de vida. No nos engañemos, debemos tener claro que el destino de cada uno de nosotros depende estrechamente de nuestra buena actitud hacia nuestros hijos y reflexionar en ello hasta el punto de hacernos un poco más atentos al mensaje de amor y unidad,  para crear un mañana mejor y seguro para todos.

¿Acaso esto no es realmente importante?

 Juntos podremos lograrlo

ninios_obesos_padres

Los niños comen más y hacen menos ejercicio cuando sus padres están presionados.

El estrés de los padres se vincula a la ganancia de peso y la obesidad de los niños, asegura un nuevo estudio del Hospital St. Michael.

La investigación encontró que los niños cuyos padres tienen altos niveles deestrés, tienen una masa corporal 2% mayor a la de los niños cuyos padres carecen de altos niveles de tensión. Además, los infantes con padres estresados aumentaron de peso  (7% más) durante la realización del estudio.

El autor principal, el Dr. Ketan Shankardass aseguró que aunque las cifras son bajas son lo bastante significativas  porque ocurren en los niños quienes están desarrollando hábitos. Igualmente,  si el aumento de peso continúa, la situación se agravará durante toda la vida, generando problemas de salud y obesidad.



El Dr. Shankardas, epidemiólogo social del Centrode Investigación sobre Salud del Hospital Inner City, estudió los datos recolectados durante el Estudio de Salud de los Niños, una de las investigaciones más grandes y completas sobre los efectos a largo plazo de la contaminación atmosférica sobre la salud respiratoria de los infantes.



El índice de masa corporal de los pequeños fue calculado cada año y sus padres contestaron un cuestionario sobre el estrés psicológico que habían percibido. Shankardass cree que este es el primer estudio que relaciona el estrés de los padres con el aumento de peso en niños pequeños.

Él asegura que la relación estrés-obesidad no está del todo clara pero dijo que los padres podrían cambiar su comportamiento cuando están estresados reduciendo la cantidad de actividad física en el hogar o incrementando la disponibilidad de alimentos no saludables.

Afirmó que estrés de los padres puede provocar estrés en los niños, lo que los lleva a comer más y/o realizar menos ejercicio, o conduce a cambios biológicos internos que generan el aumento de peso.

La infancia es un momento en el que desarrollamos hábitos interconectados y relacionados con el manejo del estrés, la forma en que comemos y qué tan activos somos. Es un momento en el que podríamos estar haciendo un daño irreversible o daño que es muy difícil de cambiar más adelante”, dijo Shankardass.


Según Eurekalert, el Dr. Shankardass señaló que más de la mitad de los estudiantes del estudio eran hispanos y que los efectos del estrés en su IMC eran mayores a los de los niños de otras etnias. Esta situación coincide con otros estudios que sugieren que los niños hispanos son más propensos a experimentar hiperfasia (hambre en exceso o aumento del apetito) y sedentarismo.

De acuerdo con los datos, las futuras investigaciones deben considerar las razones por las que los niños hispanos son más susceptibles al estrés de sus padres, incluyendo cómo los padres hispanos responden al estrés o cómo los niños hispanos perciben o lidian con la tensión.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *