¿Cuánto tiempo te queda de vida? otra farsa mas para vender

Somos incapaces de adivinar el futuro y todas estas investigaciones solo se basan en el estado general de salud y los hábitos de las personas para hacer un pronóstico. Aspiran a generar una filosofía sencilla que no conduce a las personas a la superación de su interioridad.

Es cierto que conocer el día de la muerte ha agobiado a todas las culturas desde la antigüedad y los comerciantes se aprovechan de ello para obtener un beneficio comercial a costa de la credulidad de las personas. 

Mejor será pensar en serio que cada día que pasa, tenemos la oportunidad de construir dentro de nosotros una versión más humana y elevada de nosotros mismos, preguntarnos cuál es es propósito de nuestra existencia.  Un primer paso  sería agradecer todo lo que recibimos y tenemos, desde las pequeñas o grandes comodidades que nos brinda la civilización, los servicios que recibimos de nuestra sociedad y luego reflejar ese agradecimiento en toda persona que se cruce en nuestro camino, con una sonrisa, con un gesto de bondad, una palabra de aliento. Todos libramos batallas diarias internas y agregar un 10% de amabilidad puede marcar toda la diferencia

reloj-del-tiempo1

Dentro de las múltiples obsesiones del ser humano, una muy grande es aquella que tiene que ver con el conocimiento del futuro. Sin embargo, insertado dentro de este último y angustiante deseo se encuentra el ansia por saber el momento exacto de nuestra muerte. Algo que, a menos que se trate de alguien condenado a la pena capital, nadie conoce. No obstante, en un intento que pareciera extraído de la literatura de ciencia ficción, el investigador sueco Fredrik Colting creó el Tikker, también llamado “el reloj de la muerte”, cuya función es la de señalar los años, meses, días, minutos y segundos –según sea el caso– que quedan para que el propietario de este aparato perezca.

Así, “Tikker es un reloj de pulsera que cuenta de manera regresiva tu vida partiendo de años a segundos y te motiva a tomar las decisiones correctas” dice el sitio de este aparato en la página de financiación colectiva Kickstarter, en donde recaudan fondos para su realización. “La vida de cada uno de nosotros no tiene una fecha de caducidad y aunque se tienda a evitar el argumento, la muerte no es una sorpresa para ninguno y aunque no es negociable, la vida sí lo es. Es por esto que tenemos que aprender a amarla y a aprovechar cada momento, siguiendo nuestro corazón”, dijo Colting.

De esta manera, Tikker está pensado convertirse en un inspiración para que, a sabiendas de la fecha de su muerte, las personas se inspiren para cumplir con propósitos continuamente postergados al recordárseles que la muerte es inevitable y por ello es importante tomar las decisiones adecuadas.

“La idea de desarrollar este experimento me vino después de la muerte de abuelo, quien me hizo reflexionar sobre la caducidad de la vida y me hizo entender la importancia de disfrutar de cada momento, porque si todos fuéramos conscientes de que se aproxima nuestro fin realizaríamos seguramente elecciones mejores.

Esto es por lo que más que un reloj de la muerte lo considero una especie de aparato de la felicidad” dijo Colting al Dialy Express. Por otra parte, para aquellos interesados en conocer la fecha de su muerte, configurar el reloj Tikker se trata de algo bastante sencillo. Simplemente basta con llenar un cuestionario con preguntas sobre hábitos como tabaquismo, ejercicio y salud en general, con lo cual se crea un número especial al cual se le resta la edad del interesado, dando como resultado el número exacto de años, meses, días, horas, minutos y segundos previos al deceso.

No obstante, su creador aclara que este cálculo tiene limitantes en cuanto a la exactitud del pronóstico. “La presencia de la muerte no es sorpresa para nadie, pero en nuestra sociedad moderna raramente hablamos sobre esta”, agregó Colting. “Creo que si estuviéramos más conscientes de nuestra propia caducidad, estoy seguro de que tomaríamos mejores decisiones mientras estamos vivos”. Finalmente, después de rebasar la cantidad solicitada en Kickstarter por más de 70 mil dólares, se espera que los primeros ejemplares de Tikker salgan al mercado a partir de los p`rimeros días de abril de este año, los cuales podrán estar al alcance de cualquiera que desee tener, literalmente, a la mano la morboza certeza de su muerte por sólo 59 dólares (aproximadamente 755 pesos)

Fuente: Sinembargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *