Crean un mapa corporal de las emociones

Los científicos, de la Universidad de Aalto, han comprobado que cada emoción despierta reacciones en determinadas zonas del cuerpo y que esto sucede con personas de culturas muy diferentes.  En otras palabras sugieren que las sensaciones corporales disparadas por las emociones permite crear una herramienta única para la investigación de las emociones y puede incluso ofrecer indicadores biológicos de trastornos emocionales.

Si nos damos un tiempo para analizar las conclusiones de estos científicos nos daremos cuenta que es verdad. Primero debemos darnos cuenta que todos, absolutamente todos somos parte de un sistema y solo a través de la conexión óptima entre todas sus  partes es posible experimentar la armonía o una vida plena.

En esencia lo único que percibimos son sensaciones es decir impresiones recogidas por nuestros 5 sentidos y que son conducidas a la mente por medio de los diferentes sistemas que componen nuestro organismo.

Realmente las llamadas enfermedades no representan errores de la naturaleza carentes de sentido y más aún que tenemos que  combatir, sino que son sucesos inteligentes y útiles, que en todo momento están bajo control del organismo.

En realidad, no deberíamos hablar de «enfermedades» en el sentido tradicional, sino de Programas Especiales de la Naturaleza con pleno sentido biológico

Deberíamos generar una nueva concepción de la medicina que tenga en cuenta un solo organismo universal y que en los órganos, expresan los resultados finales de estos sucesos.

mapa-emociones

Podemos ver que no sólo la totalidad de la naturaleza está ordenada, sino que también cada acontecimiento individual está lleno de sentido en la naturaleza, en el marco de un todo. Incluso en acontecimientos que hasta ahora habíamos llamado «enfermedades» todo es generado por la falta de conexión entre nosotros y la naturaleza.

Nuestra tarea principal es revelar si las personas tienen algo en común, y no sólo dos personas, sino todos. Esto porque estamos hablando acerca de una sociedad integral hacia la cual nos está empujando la naturaleza, ya sea a través de sufrimiento o mediante nuestra toma de consciencia voluntaria e impulso hacia ese brillante estado de la humanidad. Es por eso que después de haber revelado qué tenemos todos en común, entonces seremos capaces de hacer contacto en un nivel emocional; no nos ocultaremos uno del otro sino al contrario, trataremos de abrirnos a la conexión, a la unidad.

Una pena que duele en el pecho, una calidez que alborota todo el cuerpo o un enfado que tensa los músculos: la forma en que nuestro cuerpo reacciona a las emociones ha sido descrita con bellas metáforas y con trillados lugares comunes.

La sorpresa, según el mapa corporal de emociones, desata sensaciones principalmente en el pecho y la cabeza.

Pero ahora, un equipo de investigadores finlandeses ha creado el que probablemente sea el primer mapa corporal de las emociones humanas.

Los científicos, de la Universidad de Aalto, comprobaron que cada emoción despierta reacciones en determinadas onas del cuerpo y que esto sucede con personas de culturas muy diferentes.

Por lo tanto, concluyen los autores del trabajo que publica la revista PNAS de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, este mapa físico emocional tiene bases biológicas y es universal.

¿Y por qué reacciona el cuerpo de esta manera? Según se explica en este estudio, se trata de mecanismos biológicos que nos preparan para responder al entorno, ya sea para defendernos o para disfrutar de la situación.

«Las emociones ajustan no sólo nuestra salud mental, sino también nuestros estados corporales», explica Lauri Nummenmaa, profesor de neurociencia y líder del equipo investigador.

«De esta forma nos preparan para reaccionar rápidamente ante los peligros, pero también ante cualquier oportunidad que ofrezca el entorno, como una interacción social placentera».

Amor y felicidad en todo el cuerpo

 

De izquierda a derecha y de arriba abajo: ira, miedo, asco, felicidad, tristeza, sorpresa, neutralidad, ansiedad, amor, depresión, desprecio, orgullo, vergüenza y envidia.

Para su estudio, los científicos realizaron cinco experimentos en los que 701 personas debían localizar en qué lugar sentían el efecto de una serie de emociones básicas –como la ira, el miedo, el asco, la felicidad, la tristeza o la sorpresa– y otras más complejas –como la ansiedad, el amor, la depresión, el desprecio, el orgullo, la vergüenza y la envidia.

Los participantes debían colorear una silueta humana en las zonas que se activaban más o menos mientras oían las palabras que designan cada una de estas emociones. El rojo se usó para marcar las áreas de mayor actividad y el azul las de menor sensación.

Así observaron una gran coincidencia, por encima del 70%, de las zonas coloreadas.

Según se puede apreciar en el mapa creado por los investigadores, las dos emociones que causan una reacción corporal más intensa y en todo el cuerpo son el amor y la alegría.

También se puede ver que, en general, todas las emociones básicas activan sensaciones en la parte superior del cuerpo, donde están los órganos vitales, y especialmente en la cabeza.

«Observar la topografía de las sensaciones corporales disparadas por las emociones permite crear una herramienta única para la investigación de las emociones y puede incluso ofrecer indicadores biológicos de trastornos emocionales», dicen los científicos en su estudio.

Además de la prueba de las palabras, también se hicieron otros cuatro experimentos con fotografías, imágenes, películas y relatos que buscaban transmitir a los sujetos las emociones en cuestión.

Y para asegurarse de que estos mapas físicos emocionales no dependían de la cultura o el grupo lingüístico al que pertenecían los participantes, se repitieron los ejercicios con tres grupos diferentes: finlandeses, suecos y taiwaneses.

Los científicos observaron que los resultados seguían mostrando coincidencias: la respuesta física a las emociones, parece, es universal.

Fuente: BBC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *