Cuento de Linus, Guitarrista por vocación

A Linus le gustaba tocar la guitarra en su habitación.
Linus –en el colegio- estudiaba matemáticas, física y narración;
aprendía lengua, geografía y natación;
química, gramática y acordeón,
pero no aprendía guitarra;
así que Linus la tocaba en su habitación.

En su séptimo cumpleaños su padre le regaló un libro de guitarra: “armonía y composición”.
Tal vez un libro demasiado complicado para un niño que acababa de cumplir siete años,
pero a Linus le encantaba cualquier cosa que se relacionase con su guitarra
y en su habitación poder tocarla;
Era su gran pasión.

Linus_Guitarrista_por_vocación
A Linus le encantaban las matemáticas,
con ellas entendía las progresiones de las escalas pentatónicas;
la física le apasionaba:
el tono de cada nota que tocaba
dependía de la longitud que quedaba en la cuerda
una vez que un traste pulsaba!
La narración, la lengua y la geografía;
narración, química y gramática,
todas le aportaban cosas a su gran afición;
incluso las clases de natación.

A los siete años y medio,
gracias al regalo de su padre: “armonía y composición”,
Linus tocaba triadas y novenas disminuidas,
ligaba acordes con mucha distinción y le gustaba,
no sabía muy bien por qué,
componer en Si aumentado,
tal vez porque Linus
–lejos de ser un niño-repelente-niño-de-mama-
era muy obediente y educado
e infinitamente le hubiese importunado
que alguna vez le hubiesen castigado
sin poder tocar en su habitación
la guitarra en Do bemol.
Fuente

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *