‘Camino a la escuela’: la educación como tarea global

Indudablemente un gran deseo nunca hallará obstáculos insuperables y con mucha seguridad tendremos en estos niños a personas adultas exitosas, sin embargo, existen muchos otros niños alrededor del mundo que al igual que ellos encaran serias dificultades no solo para ir a la escuela,  sino para sobrevivir en un mundo que cada vez se vuelve más hostil y decididamente agresivo hacia el ser humano, en el cual los niños son las victimas más expuestas y vulnerables.

El problema es muy serio ya que el actual sistema que rige al mundo se ha vuelto muy insensible, enfocándose en el fomento del consumo y las ganancias a ultranza.

 La calidad y naturaleza de la educación que se imparte en las escuelas se encarga de fomentar, en el mejor de los casos, el mismo sistema socio-económico, apoyando la competitividad individual y el lucro.

Definitivamente la educación es un tema global de alto impacto, de urgente y vital importancia, que nos concierne  a todos, sin embargo, debemos ampliar el alcance de nuestra perspectiva más allá de lograr que los niños asistan a la escuela, y atender el contenido de la educación, ya que aparte de enseñar al niño los elementos del funcionamiento y comprensión del mundo, también debemos enseñarle la relación e interdependencia existentes dentro de  todos esos elementos, incluyendo la interdependencia entre los seres humanos y su relación con la naturaleza de la cual forman parte integral.

Y que en lugar de que su afán sea dirigido a lograr individualmente beneficios a costa de los demás y del desequilibrio del sistema natural, aprenda que el bienestar común es imperativo para el bienestar individual: es la garantía para vivir en paz.

Sin embargo, antes de que eduquemos a nuestros niños dentro de estos principios , nosotros mismos necesitamos aprender el sistema de educación integral, la educación para la vida. Si los adultos lo aprendemos, con toda seguridad ya no tendrán los niños dificultades para llegar a su escuela y todos aprenderemos a vivir en plenitud

camino-educacion.

La justicia educativa es un gran tema en Europa. En Suecia, por ejemplo, segúnestiman los analistas que publicaron el último estudio del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (PISA), la libertad para elegir escuela ha provocado que los hijos de académicos y obreros visiten distintos establecimientos. Los niños que acompañaron los directores del documental “Camino a la escuela”, sin embargo, se reirían de esa problemática. Las dificultades por las que ellos tienen que pasar para llegar a las aulas son muchas más.


Zahira, Jackson, Samuel y Carlitos son los protagonistas del documental que se acaba de estrenar en los cines alemanes. Su director, el francés Pascal Plisson, relata las historias de esos niños en las regiones más alejadas del globo: la Sabana de Kenia, las montañas del Atlas de Marruecos, el sur argentino y la India.

El film cuenta las vivencias de estos niños, de entre siete y once años yde cuatro continentes distintos, que son acompañados por la cámara ensu camino hacia la escuela. En su derrotero se encuentran con diferentescondiciones climáticas: hielo y nieve, la estepa africana y la arenadel desierto. Los caminos hacia la escuela de algunos chicos son todauna aventura, con rutas cortadas por obstáculos casi imposibles desortear y lugares peligrosos hasta para los adultos.

A través del desierto

Jackson, de Kenia, debe recorrer 15 kilómetros para llegar a la escuela. Y no lo hace sin su cantimplora llena de agua. Zahira, de Marruecos, camina 22 kilómetros a lo largo de un camino de montaña, para lo cual demora cuatro horas. A Carlitos, en la Patagonia, lo separan 18 kilómetros de su maestra. 

Claro que también puede ir a caballo, con lo cual “acorta” el viaje a una hora y media. El camino más corto lo tiene Samuel, en India: su escuela está a solo cuatro kilómetros de su casa. Sin embargo, tiene que llegar hasta allí en silla de ruedas. Samuel tiene grandes sueños: “Alguna vez voy a ganar mucho dinero, y ¿sabes lo que me compraré? Un camión enorme para ir a Nueva Delhi. Si tienes dinero, puedes comprarte lo que quieras”, explica.

La situación en cuanto a justicia e igualdad educativa preocupa a muchos expertos en el mundo. Especialmente en África hay mucho por hacer, subraya Wilfried Vyslozil, presidente de “SOS Kinderdorf weltweit” (Aldeas Infantiles): “Pienso que, si partimos de África, el panorama cambia de región a región. En Etiopía, por ejemplo, los caminos hacia la escuela son casi intransitables debido a su geografía montañosa. El este y el sur de África, por el contrario, cuentan con mejores condiciones. Al sur del Sahara, la cuestión se pone más difícil”. 
Los niños que participaron en el documental aseguran que, a pesar de las dificultades, quieren seguir viviendo donde nacieron y ejercer una profesión que ayude a mejorar las condiciones de vida. Carlitos, de once años, dice: “A mí me gusta vivir aquí y quiero ser veterinario. Además, quiero trabajar para que todos los niños y niñas que viven en pueblos alejados de montaña puedan ir a la escuela”.

Educación: una tarea global

Hasta que esos sueños se vuelvan realidad, los chicos seguirán yendo a pie o a caballo hasta la escuela, en una silla de ruedas en mal estado o por caminos rocosos y peligrosos. O en elefante, como Jackson y Salomé, de Kenia. El documental está concebido para crear conciencia: ¿Es la educación una cuestión nacional, o ha llegado la hora de que sea un desafío para la comunidad internacional? Esto último es lo que piensa Sandra Dworack, responsable de Educación de la ONG Oxfam: “Ningún país que tenga la intención de posibilitar que la educación llegue a todos sus habitantes debería fracasar por falta de recursos. 
Muchos países pobres aumentaron sus esfuerzos para crear una infraestructura mejor, para capacitar a sus maestros y lograr que los chicos asistan regularmente a clases. Pero, a menudo, estos países no cuentan con suficiente dinero. Y la comunidad internacional prometió ayudarlos”.

Si la educación escolar de los niños de todo el mundo se transforma en una tarea global, en un desafío más allá de las fronteras de un país, se podrían solucionar problemas de infraestructura a mediano plazo. Tal vez el documental “Camino a la escuela” contribuya con eso, y eche luz sobre la alegría con la que los niños más pobres del mundo se esfuerzan por aprender y forjarse un futuro mejor, a pesar de los mayores obstáculos.
Fuente: Semana

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *