Un pedacito de gis

 

Crestomatía

Comentario:

¿Cómo es que un niño debe huir a un mundo imaginario para sentirse pleno, para sentirse capaz de desarrollar todas sus capacidades, su talento? Lo hace porque la sociedad de consumo en la que vivimos crea tal estrés en las personas que nuestros hogares parecen verdaderos nidos de agresión. En la escuela, los maestros han optado por la indiferencia cuando existe acoso a un niño, porque es diferente, sensible, incapaz de defenderse.  La competitividad es la norma en nuestras vidas cotidianas, llegar primero, y lo más alto, ser siempre el mejor, sin importar a quién empujamos, encima de quién pasamos. Un bebé nace, llega al mundo como lo haría un astronauta venido de una galaxia lejana.  De sus padres, de la sociedad depende que ese ser humano se encuentre en un ambiente cálido, de comprensión en donde pueda desenvolverse y lograr desarrollar al máximo todas esas cualidades innatas que trae consigo, para beneficio de la misma sociedad. De nosotros depende inculcarle el respeto por los demás,  la rectitud, la integridad, y aquella vieja máxima que dice que no le hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *