Se expande la generación DINK

El enfoque de este artículo es evidentemente económico, sin embargo también expone un fenómeno de grandes proporciones, que sobrepasa el ámbito  económico y social. Los DINK son tan solo un síntoma de ello en nuestros días de crisis. Este fenómeno es tan antiguo como la humanidad misma pero nunca antes había alcanzado tales proporciones; es la esencia misma del ser humano que alcanza hoy notables manifestaciones: El Narcisismo. 

El Narcisismo es la expresión del Ego en su grado más evidente: la persona busca solo satisfacerse y asegurar su comodidad y bienestar, no se compromete con nadie, ni por nadie más que por sí mismo, no ve por los demás pues para él solo importa su bienestar, primero él, después él y al final también él.

El presente artículo solo toca una fase social de la expresión de este fenómeno, pero si buscamos a nuestro alrededor, notaremos el Narcisismo creciendo en todos, en diversos niveles, incluso en nosotros mismos.

dink

Un ejemplo : gran cantidad de personas son muy activos en las redes sociales y llegan a tener mil o dos mil amigos virtuales en las páginas, como si fuera una competencia por alcanzar el mayor numero de amistades en la red. Sin embargo, no interactuamos con nuestras familias, somos unos solitarios, que casi si notamos a las otras personas que habitan bajo nuestro mismo techo, somos extraños en nuestra misma casa y no se diga en el vecindario…

Solo salimos de nuestra burbuja para obtener lo que necesitamos del medio ambiente, y eso no representaría ningún problema si lo hiciera una persona, o varias, o algunos cientos, pero, ¿cuando lo hacemos todos?

Por otro lado el sistema nos esta uniendo más y hoy más que nunca la interdependencia de todo tipo es mas exigente; nos encontramos en medio de dos fuerzas que nos piden ir en sentidos contrarios.

¿Cómo conciliaremos este efecto, que mezcla la inclinación humana por un lado hacia la auto satisfacción y complacencia , como único fin en la vida, y por otro lado, el medio ambiente que nos exige la unión y conexión?

Tenemos que detenernos un instante: reflexionar y actuar. La vida no nos ha llamado a escena para ser los actores pasivos y autocomplacientes de una historia. Observemos la naturaleza:  a nuestro alrededor  todo conspira para DAR Y RECIBIR, tenemos que urgentemente que apostar por la vida. Si no nos comprometemos con la vida y con nuestra sociedad pronto seremos un país de ancianos encerrados en nosotros mismos.

La solución más práctica para revertir esta tendencia  (que no solo se da en México) es aprender a vivir, educarnos para la vida, por medio de una educación Integral que nos forma como seres humanos empáticos, comprometidos activamente con el flujo de la vida y en bienestar de todos nuestros semejantes. Encontremos y probemos el dulce placer que supera a todos los placeres y se encuentra en el placer de dar y entregarse a hacer el bien a los demás

Los DINK generan un impacto importante en el mercado de los productos de lujo en México.

Mientras muchas parejas han ahorrado hasta el último peso para poder criar a sus hijos óptimamente con cada quincena, cada vez más mexicanos optan por invertir en sí mismos que en una familia

Los DINK (Double Income No Kids, doble ingreso sin hijos por sus siglas en inglés) son cada vez más abundantes en México, duplicando su población desde 2005. Gracias a ellos, la tecnología, la decoración del hogar y las prendas de marca han logrado colocarse en el mercado y aumentar sus ventas notablemente.

Según Reuters, el concepto de los DINK nació en los años 80. Para finales de 2012, 3.4% de los hogares en México estaban constituidos por parejas DINK.

Aunque sus números alcanzan poco mas de un millón de personas, sus gastos son tan grandes que han hecho un impacto representativo a nivel nacional. Es en parte gracias a este sector poblacional que la consultora Bain & Company pronostica que el mercado de lujos crezca 12% en este año. En contraste, otros sectores del mercado crecieron apenas 3.7% el año pasado.

Un estudio de 2008 elaborado por la empresa De la Riva Group encontró que cada pareja DINK gasta aproximadamente 165 mil pesos al año en cosas como películas, cenas y bares. Según Euromonitor, las ventas de prendas de diseñador, accesorios de lujo y vino en México alcanzaron los 3.88 mil millones de pesos en 2012.

Sandra Rodarte, por ejemplo, tiene 27 años y es productora de eventos. Según Reuters, ella gasta al menos 10 mil pesos al mes en productos no esenciales como viajes, bebidas y productos tecnológicos.

Rodarte vive con su novio, sin embargo, la pareja no tiene planes de formar una familia.

Es un estilo de vida en pareja más divertido, más libre”, explica Rodarte a Reuters. “Claro que hay estigmas. Aquí en México, se espera que las mujeres dejen la casa de sus padres de blanco para casarse vírgenes.”

Y es que en 1960, apenas 0.5% de las mujeres mexicanas tenían una licenciatura. Sin embargo, para 2010, 16% ya contaba con este grado académico, debilitando los estrechos roles de género impuestos culturalmente.

Clara evidencia de esto es que la tasa de natalidad en México ha disminuido de 5.7 bebés por mujer en 1976 a 2.2 para este año. Sin embargo, cabe aclarar que los DINK mexicanos no descartan la posibilidad de formar una familia a futuro, sólo la posponen.

Tatiana Romero, experta en cumplimiento de licencias de 27 años de edad, acaba de comprar una casa con su pareja en el DF y espera tener hijos para los 33 años, pero por ahora, está feliz disfrutando del ingreso de ambos.

Es algo con lo que crecí. Sueñas con casarte y tener hijos”, expresa Romero.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. Si bien los DINK han hecho crecer al mercado, Claudia D’Arpizio, de Bain & Company, subraya el hecho de que muchos DINK gastan más dinero del que tienen. El mismo estudio elaborado por De la Riva expone que si hay algo que no saben los DINK, es ahorrar.

Claramente este sector está conformado por integrantes de la clase media alta mexicana y no necesariamente por los segmentos más ricos de la economía”, concluyó Will Landers, gerente de BlackRock, con Reuters.

Lo que sí es que los DINK, ahorradores o no, son un sector poblacional creciente que ha logrado obtener la atención de más de una persona al influenciar en gran medida al mercado mexicano.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *