Para evitar peleas elige mesas redondas

Nos preguntamos por qué somos incapaces de llegar a un acuerdo con los demás y la respuesta es que durante una discusión cada persona percibe su opinión y solución como las mejores y trata de imponerlas. Si así sucede, muchos van a sentir frustración y hasta enojo.  Lo mejor es sentarse alrededor de una mesa redonda, como iguales y permitir que cada quien exprese su opinión, su sentir, sin restar importancia a nadie. No solamente nos enriquecemos con las apreciaciones de las otras personas, sino que podemos llegar a solucionar los problemas o situaciones en forma óptima. 

Esta manera de afrontar problemáticas o temas ofrece la ventaja de discusiones multilaterales, y todos los participantes expresan su opinión por igual

Este formato es el idóneo para ponerlo en practica en la oficina, la familia, equipos de trabajo, aula estudiantil, equipos de investigación, etc.

No siempre nuestra perspectiva será la que prevalezca, pero aprenderemos a pensar colectivamente y a favorecer el bien común. 

mesa-redonda

Sentimiento de pertenencia o individualidad dependen de la forma de la mesa.

Si tienes una comida familiar y quieres evitar peleas, sienta a tus invitados en una mesa redonda como lo hacía el Rey Arturo, de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of Consumer Research.

Investigadoras de las universidades de Alberta y Columbia Británica encontraron que el estar en una mesa redonda, las personas son menos propensas a ser polémicas y los invitados tienen más probabilidades de sentirse parte del grupo, es decir, que surja una sensación de pertenencia .

En cambio poner a las personas sentadas en filas, es decir frente a frente, lleva a que una persona saque su carácter y se enfrenten, revelaron los investigadores de Economía.

Estos hallazgos podrían ser útiles para los diseños de aulas, restaurantes y vestíbulos de hoteles. Incluso esta investigación podría hacer la diferencia en el modo de sentir de las personas en eventos como bodas o reuniones de acuerdo con lo publicado en el Journal of Consumer Research.

Para llegar a esta conclusión, las investigadoras sentaron a los voluntarios en diferentes tipos de mesas y analizaron sus reacciones a diversos anuncios publicitarios. Encontraron que los que estaban sentados en un círculo u óvalo fueron más positivos de los anuncios donde aparecían grupos de personas – como una familia o un grupo de amigos-.

Los que estaban sentados en los mesas angulares, como en un cuadrado o un rectángulo, se identificaron más con publicidad individual, dónde aparecían personas rebeldes.

Según las investigadoras inconscientemente, el estilo de asientos provoca una de las dos actitudes contradictorias mencionadas anteriormente.

La forma geométrica de la disposición de los asientos puede afectar a los consumidores trayendo una de las dos necesidades fundamentales al exterior – la necesidad de pertenencia o la de ser único. La disposición de asientos influye en los consumidores en una amplia gama de entornos, como restaurantes, vestíbulos de hoteles, transporte público, o salas de espera en aeropuertos y consultorios médicos. Sentarse en forma circular resalta la necesidad de pertenecer, mientras que la distribución de asientos en forma de angulares exalta la necesidad de ser único”, dijeron las autoras Juliet Zhu y Jennifer Argo de acuerdo con el artículo publicado en el diario inglés Daily Mail.

Asientos colocados en forma circular o semicircular se utilizan a menudo dentro de los programas televisivos para transmitir un enfoque más cálido y amigable, como en programas de análisis deportivo o “talk shows”.

Pero en programas de concursos de conocimiento o competitivos los participantes se sientan o se colocan  en un lado de una mesa rectangular larga y el panel de jueces en el otro, dando como resultado una confrontación mucho más conflictiva.
 

La forma de la disposición de los asientos y un medio ambiente sutil, puede activar las necesidades humanas fundamentales, y éstas a su vez afectar a las respuestas de los consumidores”, concluyeron las investigadoras.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *