Extraordinario momento: Nacen gemelos, pero ellos no se han dado cuenta

 

Crestomatía

Comentario:
El lazo entre hermanos, incluso los que no son gemelos, es inquebrantable. Así debería de ser nuestra actitud interna hacia ellos: de amor y cuidado; y por supuesto, lo ideal sería hacerlo extensivo a todos nuestros hermanos de especie y a toda la naturaleza, a la cual pertenecemos.  El abrazo y la aceptación son innatos en el ser humano y todos  buscamos esto incesantemente.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *