Amistad, no diferencias

Comentario:

Cada raza en el mundo tiene el derecho a seguir su evolución al paso que le marca la naturaleza. Intervenir siempre ha provocado trastornos.  Sin embargo, sería bueno que todos llegáramos a tomar consciencia que si bien tenemos nuestra individualidad, la suma de los pensamientos, ideas, creencias, tradiciones de los otros son como cientos de tonalidades que pueden enriquecer y favorecer nuestro crecimiento.  Con la aceptación del otro, por diferente que parezca, el resultado sería una comunidad en la que todos saldríamos ganando.

La clave es abrir nuestra mente para recibir de todas las personas sus conceptos, su forma de ser.  Todo esto reunido en un solo ser formará el conjunto de la raza humana en todo su colorido, variedad y expresión.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *