6 consejos para dientes más blancos

1. Haz una dieta para mantener tus dientes blancos
Lo que entra en tu boca se refleja en tus dientes. Así que si tomas mucho vino tinto o té negro, o fumas, espera que los resultados se muestren y que no sean color blanco perla. Entre otros culpables encontramos los refrescos de cola, salsas y los jugos oscuros. En resumidas cuentas: si es de color oscuro antes de que lo consumas, probablemente manchará tus dientes. Paso uno: lava tus dientes inmediatamente después de haber comido algo que manche. Paso dos: utiliza regularmente un agente aclarante que te haya recomendado el dentista. Paso tres: sé consciente de los alimentos y bebidas que manchan los dientes, y consúmelos sólo cuando puedas lavarte después los dientes. Si no, tomo postre come una manzana.

2. Tararea mientras lavas tus dientes
El tiempo ideal de cepillado de tus dientes para que elimines todas las bacterias que producen placa es de al menos dos minutos. Utiliza tu reloj o coloca un temporizador en el baño y ponlo durante dos minutos. O encuentra una canción que dure cerca de dos minutos y tararéala hasta el final.

3. Sujeta tu cepillo de dientes como si fuera un lápiz
¿Tu cepillo de dientes luce como si hubiera sido utilizado para limpiar el coche? Si es así, probablemente estés tallando muy fuerte. Contrario a lo que alguna gente piensa, cepillar con fuerza no es la mejor manera de remover la placa. La mejor manera es colocar tu cepillo en un ángulo de 45 grados a partir de tus encías y cepillar cuidadosamente con un movimiento circular, en vez de hacerlo hacia atrás y hacia adelante. Sujeta el cepillo como s fuera un lápiz para que no cepilles tan fuerte.

sonrisa

4. Toma una taza de té al día
Los flavonoides y otros ingredientes en el té parecen prevenir que la bacteria dañina se adhiera a los dientes, y también bloquee la producción de un tipo de azúcar que contribuye a las caries. El té también contiene una gran cantidad de flúor.

5. Reemplaza tu cepillo regularmente
Tira tu cepillo o cambia la cabeza de tu cepillo eléctrico al menos cada dos o tres meses. De otra manera, sólo estás transfiriendo bacteria a tu boca.

6. Utiliza enjuague bucal libre de alcohol
La mayoría de los enjuagues bucales sin receta contienen mucho alcohol, que puede secar los tejidos en tu boca, haciéndolos más susceptibles a la bacteria. Algunos estudios sugieren una conexión entre los enjuagues bucales que contienen alcohol y el creciente riesgo de cáncer oral. Para estar seguro, sé abstemio cuando se trate de escoger un enjuague bucal.

Fuente: Selecciones

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *