21 de noviembre Día Mundial de la Televisiòn

Las comunicaciones se han convertido en una de las cuestiones internacionales básicas de nuestro tiempo, no sólo por su importancia para la economía mundial, sino también por sus repercusiones para el desarrollo social y cultural. Dentro del mundo de las comunicaciones, la televisión es una de las protagonistas clave, por su influencia cada vez mayor en el proceso de adopción de decisiones, al haber sido los ojos del mundo en muchos conflictos y otras amenazas para la paz y la seguridad, así como por haber llamado la atención de toda la sociedad en importantes cuestiones económicas y sociales.


Imagen 1.- En 1996, la Asamblea General (ONU) proclamó el 21 de noviembre Día Mundial de la Televisión. Con esa fecha conmemoraba, además, la celebración del Primer Foro Mundial de la Televisión de las Naciones Unidas en ese mismo año. En la resolución, se invitaba a los Estados a observar el Día Mundial promoviendo intercambios mundiales de programas de televisión centrados en cuestiones como la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la promoción del intercambio cultural.
 
Imagen 2.- Todo lo que experimentamos a través de la televisión define e influencia nuestras vidas. La televisión educa, informa y nos entretiene en muchas formas. Las imágenes influyen en la juventud y es de esperar que surjan nuevos valores entre los jóvenes.
 

Imagen 3.- Las Naciones Unidas quisieron así señalar tanto la creciente influencia de la televisión en el proceso de toma de decisiones, a través de la atención que atrae sobre los conflictos y las amenazas a la paz y a la seguridad, como en su potencial para afinar la atención en otros asuntos importantes, incluidos los sociales y económicos.
 
Imagen 4.- De esa forma, la televisión fue reconocida como una herramienta importante de orientación, canalización y movilización de la opinión pública. Su impacto en los asuntos políticos no puede, por tanto, negarse.
 
Imagen 5.- La televisión es un medio de información que se ha convertido en generalizado e informal. Su información llega a todo el público sin importar la edad, el sexo, o el estatus social de los espectadores. Por este motivo la percepción del mensaje difiere en cada persona.
 
Imagen 6.- El control de la televisión de padres a hijos es fundamental en la fase de desarrollo de los niños, ya que de ello depende su aprendizaje. Por ello es muy conveniente la selección exhaustiva de los contenidos apropiados para edades tempranas.
 
Imagen 7.- Cada año la Academia de las Ciencias y las Arte de Televisión (ATV) entrega los Premios Talento a un total de 10 profesionales en reconocimiento a su trabajo detrás de las cámaras.
 
Imagen 8.- La finalidad de este día mundial es, como indica Naciones Unidas, promover una televisión que, además de entretener, promueva una cultura de paz, seguridad y desarrollo. Pero quizás la situación actual de las televisiones de todo el mundo, no se acerque mucho a estas aspiraciones de ONU. No es justo ignorar emisoras y programas que realizan labores sociales de gran valor cultural y educativo, especialmente en muchos países en desarrollo, pero la presión de beneficios económicos inmediatos, la falta de criterio cultural y social e, incluso, el desprecio por la audiencia nos acerca cada vez más a lo que se ha llamado la tele basura.
 
Imagen 9.- Los futuros contenidos de este medio de comunicación dependen también de nosotros,
los espectadores. Elegir ver un programa u otro no es algo que carezca de implicaciones. Reclamar un entretenimiento inteligente y una programación de calidad, ‘votar’ con el mando a distancia cuestionando la calidad de los contenidos es algo que no pasa desapercibido por las grandes compañías que hacen televisión. Si nos conformamos con lo que nos den, por malo que sea, la tele basura seguirá ganando terreno en las emisoras.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *