Observando mis deseos

gregariaComentario:

Todo el tiempo somos rehenes de nuestros deseos, ellos nos dirigen hacia el precipicio o hacia la felicidad. Determinar el camino correcto radicará en deducir cuánto de lo que deseo es para mí mismo -en detrimento de los demás- o para beneficio de alguien más.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *