Día mundial de la sonrisa

 Estamos ante una de las expresiones faciales más frecuentes y la más reconocible de todas. Numerosos estudios demuestran que una sonrisa puede percibirse con menor tiempo de exposición y a mayor distancia, casi cien metros, y que tan solo son 0,01 segundos lo que nuestro cerebro tarda en procesar un momento de felicidad que involuntariamente nos haga sonreír. La sonrisa es una reacción normal a ciertos estímulos y ocurre independientemente del entorno cultural. No es una reacción aprendida, es innata: los seres humanos comenzamos a sonreír en el útero materno y los bebes ciegos de nacimiento también expresan bienestar sonriendo.

Puede ser señal de una emoción positiva, bienestar, placer, alegría, satisfacción, diversión, etc.; en esencia es una de las manifestaciones humanas que sin duda alguna cuando es provocada sobrepasa cualquier tipo de barrera lingüística y de cualquier otra índole, acercando a las personas de una manera conectiva que indudablemente nos lleva a reconsiderar lo poco que hoy en día sonreímos en un mundo cada vez más sofisticado y artificial donde se ha perdido ese momento mágico cuando simple y llanamente se trata de sonreír.

Imagen 1.-  “Considero una sonrisa como algo único en un ser humano. Una sonrisa es también una poderosa comunicación. Una sonrisa sincera es la expresión perfecta del amor y la compasión humanas.” Dalai Lama

Imagen 2.- Una sonrisa, estudiada desde un punto de vista fisiológico, es una expresión facial formada al entrar en funcionamiento, de una forma u otra, los 17 músculos faciales situados cerca de los extremos de la boca y de los ojos. El cambio en el semblante lo produce el músculo cigomático mayor, que une los malares con las comisuras de los labios, cruzando cada lado del rostro. Al contraerse tira de la comisura hacia arriba formando un ángulo. Si el movimiento es fuerte, también estira los labios, alza las mejillas, forma una hondonada bajo los párpados inferiores y produce, al costado de las comisuras de los ojos, las clásicas arrugas conocidas como «patas de gallo».

Imagen 3.- El acto de sonreír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también origina que nuestro cerebro produzca endorfinas que reducen el dolor físico y emocional y nos proporcionan una agradable sensación de bienestar.

Imagen 4.- “Son necesarios cuarenta músculos para arrugar una frente, pero sólo quince para sonreír.” Swami Sivananda

Imagen 5.- El doctor en medicina, Guillaume Duchenne, realizó en el Siglo XIX un estudio visitando hospitales de París acompañado de un aparato con el que, valiéndose de electrodos, aplicaba descargas eléctricas en los rostros de sus pacientes. A medida que sus caras se modificaban, él recreaba un mapa de los nervios y músculos faciales. El Dr. Duchenne concluyó que unas sonrisas se detienen en los labios, mientras que otras se extienden a toda la cara, hasta los ojos, y que aquéllas que abarcan a los ojos son las genuinas expresiones de emociones positivas. Como consecuencia de su estudio, acuñó el término sonrisa de Duchenne, que es aquélla en la que se ve involucrado el movimiento de los músculos cigomáticos mayor y menor, cercanos a la boca, y el musculo orbital, próximo a los ojos. Se cree que es producida como una respuesta involuntaria a una emoción autentica y es lo que se puede llamar una «sonrisa genuina».

Imagen 6.- “La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz.” Proverbio escocés

Imagen 7.- “Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.” Anónimo

Imagen 8.- La risa se asocia con momentos de felicidad, una alegría en ocasiones tan incontrolable que estremece todo el cuerpo en una expresión dominada por nuestro bienestar emocional, y aunque con frecuencia ese tipo de emoción es pasajera, deja tras de sí un sentir de satisfacción.

Imagen 9.- Beneficios de la risa.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Sasha dice:

    «0,01 segundos es el tiempo que nuestro cerebro tarda en procesar un momento de felicidad que involuntariamente nos haga sonreír.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *