Cómo Noruega convierte basura en combustible ecológico

Primero y segundo enunciado de la Ley de Termodinámica (abreviado): «La energía y la materia  no se crean o se extinguen, solo se transforman».

Vivimos dentro  un sistema unido y complejamente interconectado que por sí solo es capaz de mantener la vida dentro de un maravilloso, nutricio y bondadoso ciclo.

La nota discordante en esta sinfonía de vida, la damos nosotros, la raza humana, ya que persiguiendo nuestros deseos personales y en la frenética carrera del consumismo, sobre explotamos los recursos naturales y generamos más desechos y polución, rompiendo con el estado armónico de la naturaleza. La solución no es reparar, la solución es evitar dañar.

La incineración de basura no es completamente ecológica, elimina la basura, pero a cambio produce gases tóxicos y con efecto invernadero; no se produce contaminación por combustión de combustibles en el hogar o en la escuela, pero sí en la planta de incineración.

El metano es un agente altamente perjudicial para la capa de ozono, y como combustible es un buen combustible, pero no es del todo limpio; su consumo reduce las emisiones de CO2 a la atmosfera, pero no las elimina.

La generación de energías «Fotovoltaica» y  «Eólico voltaica”, son hoy por hoy las mejores alternativas de generación y uso de energía, pero sucede lo que siempre sucede con los grandes avances tecnológicos y científicos son presa inmediata del mercantilismo y la especulación y terminan siendo un jugoso botín, solo benéfico para unos cuantos.

La mejor alternativa para este y todos los problemas que hoy nos flagelan es la educación integral que nos enseña y nos prepara para vivir,  y vivir en armonía y plenitud en la sociedad y con la naturaleza. Siempre será mejor evitar el daño que reparar, y peor aun reparar a medias.

basura

Trate de imaginar el olor cuando pasa el camión de la basura en un caluroso día de verano. Respire por la nariz. ¿Hiede, cierto? Ahora multiplique ese olor por mil. Eso es lo que se siente dentro de las instalaciones de la planta de recuperación de energía más grande de Noruega, la planta Klemetsrud. Un gran espacio de concreto lleno de basura.

Decenas de miles de toneladas de basura amontonadas. Una banda transportadora que cruje para verter más. Camiones de basura parquean en reverso hacia los enormes vertederos y depositan más bolsas repletas de desperdicios.

Una enorme garra industrial deciente. Sus pinzas recogen una tonelada de basura y la transportan hasta el otro extremo de la sala donde la deja caer. Una nube de polvo blanco se acumula y pronto inunda todo el lugar. No es bueno estar aquí por mucho tiempo.

Aquí es donde los residuos expulsados por millones de hogares de Noruega, el Reino Unido y en otros lugares se convierten en calor y electricidad para la ciudad de Oslo.

Calefacción barata

La planta Klemetsrud que convierte toneladas de basura en energía diariamente es la más grande de Noruega.

La basura es preseleccionada. Todo lo que se puede reciclar ha sido sacado ya. Sin embargo, todavía quedan más de 300.000 toneladas cada año.

Ellos no lo ven como un residuo, lo ven como energía.

«Cuatro toneladas de residuos tienen la misma energía que una tonelada de combustible», dice Pal Mikkelsen, director de la agencia Waste-to-energy -basura para energía, en español-, en Oslo.

«Es una gran cantidad de energía y nosotros usamos muy poca energía para transportarla», agrega.

«Cuatro toneladas de residuos tienen la misma energía que una tonelada de combustible»

Pal Mikkelsen, director de la agencia Waste-to-energy de Noruega.

Mikkelsen asegura que una tonelada de combustible de petróleo podría calentar una casa durante un año y medio. En otras palabras, tome una pequeña parte de la carga máxima de un camión recogedor de basuras británico, cargado en las ciudades de Lees o Bristol. Conviértalo en energía aquí y podrá calentar una casa en Oslo durante medio año.

El proceso es simple. Los residuos, tonelada por tonelada, caen en un incinerador. La temperatura se eleva a 850 grados. Al mirar a través de la ventanilla de cristal endurecido, se ve el fuego arder en color naranja mientras rugen las llamas.

Escuelas más verdes

No todo se quema. Quedan latas viejas y algunos resortes de colchones entre las cenizas y metales –que luego se reciclan-, y mucho calor.

El calor hierve el agua. El vapor impulsa una turbina que produce electricidad. Y el agua hirviendo se canaliza hacia fuera de la planta, a las casas y las escuelas públicas de todo Oslo.

Lo que significa que el gerente técnico de la escuela Bjoernholt Agnar Andersen, ya no tiene que preocuparse más por el suministro de combustible durante el duro invierno noruego.

«No tenemos que pensar en los aceites combustibles o en los combustibles fósiles. Están siendo eliminados de la última escuela este año», dice Andersen.

Con la capacidad completa la planta proveerá de calor y electricidad a todas las escuelas de Oslo y calor a 56.000 hogares.

Es el sueño de todos los ecologistas, debe estar pensando usted, pero no necesariamente, advierte Lars Haltbrekken, del Consejo de Amigos del Este de Noruega.

«La meta primordial desde una perspectiva ambiental debería ser reducir la cantidad de basura, reusar lo que se pueda reusar, reciclar y después, la cuarta opción es quemarla para producir energía.

«Hemos creado sobrecapacidad en las plantas de Noruega y Suecia. Y ahora dependemos de producir más y más basura».

 

Las ciudades británicas de Leeds y Bristol exportan residuos a Oslo para que los procese. Oslo hace energía a partir de ellos.

Mándenos su basura

Los entusiastas no están de acuerdo. Señalan que, usadas todas las plantas de conversión de basura de energía de Europa, sólo alcanzan a consumir el 5% del total de rellenos sanitarios. Aseguran que Noruega está ayudando a deshacerse de alguna de la basura de la mejor manera posible.

Esto es especialmente cierto en el caso de ciudades como Leeds y Bristol, en Reino Unido. Ambos exportan residuos a Oslo. En lugar de pagar por llevarlos a un vertedero de basura después de que los elementos reciclables han sido retirados, lo que hace es pagarle a Oslo para que se ocupe de ellos.

Así, Oslo recibe dinero por recibir la basura y obtiene además la energía a partir de ella.

La revolución de conversión de residuos en energía también se puede escuchar en las calles de la capital noruega, con el bus número 144. Está alimentado por biogás creado a partir de la materia orgánica en descomposición de la ciudad.

Un kilogramo de residuos de alimentos produce la mitad de un litro de combustible. Con todos los residuos orgánicos que tienen podrían darle energía a 135 buses durante un año entero en Oslo.

Si este proyecto fuera replicado en toda Europa Pal Mikkelsen cree que haría una gran diferencia.

«Significaría conseguir un mejor nivel de autosuficiencia en lo que respecta a la energía. Si se hace correctamente, sería además la recuperación de materiales y una fuerte disminución en los rellenos sanitarios», le dice Mikkelsen a la BBC.

Con los estrictos controles de limpieza de gases productos de la combustión, Oslo cree que convertir basura en energía ayudará a reducir a la mitad las emisiones de carbono en los próximos 20 años, haciendo de la ciudad en una de las ciudades verdes del planeta.

Fuente: BBC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *